Cultura
Cine. Puede verse en Cinema 3D
Rocketman, el sueño psicodélico de Elton John

Escrito el 5 de Junio del 2019 - 19/06/2019 12:00:21 a.m.
Tamaño de Letra
|   Enviar Noticia
 La película que retrata la vida y la música del popstar británico, se alinea en una serie de biopics que constatan la museificación del rock.
En los pretéritos años setenta del siglo XX, el cine de rock talló con especial profundidad en la audiencia argentina. Una película como The Song Remains The Same, de Led Zeppelin, estuvo en cartel, de manera ininterrumpida, en las trasnoches del cine Lara, durante once años. ¡Once años! Hoy, si una película rompe el techo de cristal del mes en cartel, ya se descorchan botellas en su honor. Ir a ver The Wall, por caso, era una experiencia colectiva en épocas en las que todavía los big stars del pop británico no bajaban hasta nuestro país. Era una manera tangencial pero particularmente intensa de vivir la historia del rock en presente, de estar ahí. De ser contemporáneos.
Pero hoy el rock ya no se conjuga en presente, y el nuevo furor de las biopics sobre músicos y bandas es una constatación más de la museificación del rock como experiencia cultural. El rock como género musical sigue vigente, pero como manifestación contracultural juvenil ya está muerto y enterrado. Documentales, películas biográficas, libros de memorias de rockeros septuagenarios, Springsteen contando su vida en Broadway, Nobel a Dylan, Radiohead ingresando en el Rock and Roll Hall of Fame: museos, museos, museos. ¿En ese contexto se inscriben películas como Bohemian Rapsody, sobre la vida de Freddy Mercury o Rocketman, sobre Elton John? La respuesta es sí y no.
Rocketman se estrenó a todo glamour en la reciente edición del Festival de Cannes y Elton John y Taron Egerton, el actor que lo encarna, “lloraron abrazados” cuando terminó la proyección, según se encargaron de esparcir las agencias de noticias. En efecto, Rocketman busca, como Bohemian Rapsody, la conexión emocional, y lo hace a través de una línea narrativa demasiado parecida a Bohemian: chico gay y talentoso que crece en una familia que no lo termina de comprender; descubrimiento del talento y éxito rotundo con su música; caída en el espiral de las drogas, el alcohol, las estafas y la depresión; superación y luz al final del túnel. En ese sentido, la película tiene la estructura sentimental de un melodrama en miniatura, donde cada personaje y cada episodio de la vida tiene que ser definitivo y tiene que estar cuidadosamente subrayado. Si el padre en la vida real fue insensible y abandónico, en la película será entonces terriblemente insensible, intensamente abandónico. “¿Cuándo me vas a abrazar?”, le pregunta el hijo. “No seas blando”, le contesta el padre. ¿Algo exagerado? Se diría que sí.
Dicen que un guión de hierro lo resiste todo –una mala dirección, dudosas actuaciones, una fotografía defectuosa–. ¿Se podrá postular una tesis análoga con las bandas de sonido? Porque una película como Rocketman no se apoya necesariamente en un recorrido de vida (aunque esa vida, como la de todo popstar planetario, sea fragorosa y singular) sino en un puñado de canciones. The Wall o Tommy de The Who eran películas hechas sobre discos enteros, y es lícito sentenciar que no han pasado la prueba del tiempo. Pero aquí la intención es otra: se trata de escribir la historia de cómo una hombre llegó a escribir algunas canciones. Elton John, nos sugiere Rocketman, trabajó siempre de manera intuitiva, amparado por supuesto en un talento natural del que no hay demasiadas explicaciones. Cuando lo conoce a Bernie Taupin, un letrista al que llega de casualidad (las casualidades fundan la historia del rock. ¿Qué hubiera pasado si John y Paul no se conocían? ¿Y si Mick y Keith hubieran cursado en escuelas distintas?), ya no necesita escribir y puede consagrarse a eso que solo la música puede capturar: un más allá del lenguaje. Bernie le manda letras nuevas por correo y él apoya el papel sobre el piano y, como un medium en trance, se suelta a una música que parece venir sola. Hay algo místico en ese proceso de creación, como si Elton John fuera apenas el canal a través del cual se expresan ciertas melodías que estaban flotando en el aire, como nubes de sonido.
Y luego, claro, Rocketman hace foco en el Elton performer, suerte de clown o bufón de la corte que llevó la estética bizarro-kitsch a niveles nunca antes explorados. El clímax de la película está en las presentaciones en vivo, y si Bohemian Rapsody buscaba el hiperrealismo en sus escenas de concierto (el final, en el Live Aid de Wembley, está calcado, movimiento por movimiento), Rocketman se entrega a una especie de sueño psicodélico, algo alucinado, en el que el cantante vuela o el piano gira como un trompo descontrolado y todo parece a punto de colapsar. Quizás Rocketman –con todas sus falencias notorias, con sus lugares comunes– quiera expresar eso: el alud de electricidad que cae desde el escenario cuando un frontman hace lo que tiene que hacer. Por momentos lo logra.
Si es cierto aquello de que la forma y el contenido deberían ir juntos, Rocketman, con su estética algo bizarra, con sus giros inesperados de comedia musical, absorbe lo mejor y lo peor de la música de Elton:el gusto irrefrenable por la cursilería pero también ciertos tonos gloriosos en la gran tradición de la canción-himno británica.

Más Imágenes de la Noticia

Comentarios

Cantidad de Caracteres : de 200
This Is CAPTCHA Image    
nuevarioja.com.ar no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. nuevarioja.com.ar se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.
 

Noticias Más Leídas

Cayeron dos ladrones que habían robado la casa de un docente

Capital. Barrio Virgen de los Cerros
Subida el 19 de Junio del 2019 - Hora: 00:00

Arranca una semana clave para la política provincial

Elecciones 2019. Se define la integración de las fórmulas
Subida el 19 de Junio del 2019 - Hora: 00:00

Un corte de energía dejó sin luz a La Rioja y el país

Masivo. Falla en el sistema
Subida el 19 de Junio del 2019 - Hora: 00:00



Versión Impresa