Opinión
Para pensar. Juramentos y más/ Escribe: Yolanda Sángari *
Y si así no lo hiciere...

Escrito el 14 de Julio del 2017 - 19/09/2017
Tamaño de Letra
|   Enviar Noticia
 La toma de juramento es el elemento medular del ritual de asunción presidencial, por ejemplo. La autora recorre algunas de las tantas promesas incumplidas de la política argentina.
“ Pecados de occidente: política sin principios, comercio sin moral, riqueza sin trabajo, ciencia sin humanidad, educación sin carácter y culto sin sacrificio ( M. Ghandi).

El valor de la palabra dada” es un breve documento escrito en el año 2010 firmado por Nacho Muñoz (Fundador de Marketing al desnudo) donde hace mención a la diosa Fides de la mitología romana, y que comparto en esta nota.
Dice el autor: “Fides era la diosa de la confianza. Con el culto a ella se encarnaba el sentimiento más elevado de los romanos: el respeto a la palabra dada, la fe en su sentido más originario que preserva al Estado y a sus individuos.
La diosa personificaba el respeto hacia la palabra, que soporta el fundamento de todo orden social y político”.
Las cosas ya no son lo que eran, en el mundo de los negocios la palabra es una mera intencionalidad de la posible acción a efectuar y solo un contrato por escrito tiene validez legal. Es el documento el que consolida una relación comercial o contractual entre pares, porque a las palabras se las lleva el viento.
Entre los individuos es una necesidad excluyente escribir y firmar aquello que mediante el compromiso verbal se promete: derechos y obligaciones se plasman en un escrito que es refrendado ante escribano público “dando fe” de este acto.
Juro por
En nuestra actual cultura occidental, encontramos al juramento en cada ámbito en el que nos desarrollamos: al asumir un cargo, profesionales al recibirse en su carrera, militares y por supuesto, en el ámbito de la política.
Un juramento, no distingue creencias religiosas. Tanto los teístas, quienes juran ante su Dios, hasta los ateos que también lo hacen por diferentes cuestiones. Tampoco distingue edades; ¿quién no se ha emocionado y compartido ese sentimiento tan especial al ver a los más chicos, conmoverse al jurar lealtad a su bandera, en la escuela primaria?.
En el quehacer político la toma de juramento se convierte en el elemento medular del ritual de asunción presidencial, es solo al expresar este juramento, cuando el acto se consuma, jurar es el acto de asunción. Un signo de dicha centralidad, es que la jura presidencial es el único de los pasos descriptos del ritual que tiene rango constitucional. En este orden podemos leer en el artículo 93§ de la carta magna argentina:
Al tomar posesión de su cargo el presidente y vicepresidente prestarán juramento, en manos del presidente del Senado y ante el Congreso reunido en Asamblea, respetando sus creencias religiosas de: “Desempeñar con lealtad y patriotismo el cargo de presidente (o vicepresidente) de la Nación y observar y hacer observar fielmente la Constitución de la Nación Argentina”. En la jura presidencial, el juramento está conformado por tres elementos, una afirmación: “juro que...”; una invocación: “juro por...”; y una maldición: “si así no lo hiciere...”. La invocación originariamente es a un ente, Dios, que pueda garantizar la unión entre palabra y acto, que garantice la autenticidad de la palabra (Agamben, 2010);

Y después de jurar qué?..
Sin demasiado esfuerzo, basta realizar un recorrido por distintos medios para extraer información acerca de las promesas incumplidas por los diferentes políticos de turno.
Recordarlas no es lo más grato que pueda sucedernos, pero entiendo sirve como un ayuda memoria que recorre frustraciones inolvidables de todo un país que parece signado a escuchar los compromisos verbales durante las campañas políticas y que se esfuman como en el mejor certamen de magia.
Por razones de espacio y porque además resulta una obviedad solo enunciaré algunas de las tantas promesas, anuncios o compromisos que ponen a la vista la falta de credibilidad de nuestros gobernantes. Sin duda, alejados de la diosa Fides (diosa de la confianza, de la palabra dada), y faltando al juramento realizado al momento de asumir, echaron al olvido cientos de promesas, que hoy forman parte del triste estado en el que nos vemos sumidos como país, en todos los niveles.
“Se va a mantener el uno a uno”. La promesa que repitieron Carlos Menem y Domingo Cavallo.
“El déficit cero es hambre cero e injusticia cero”. Afirmación del entonces presidente De la Rúa.
“Crearemos 1 millón de trabajos nuevos”. Promesa más desaforada de Rodríguez Saá.
“Hay que garantizar que quienes hayan robado el dinero de la gente y quienes no hayan controlado a los que robaban, vayan presos”. Las primeras promesas de Duhalde presidente.
Sin duda, que si seguimos haciendo cronología, el espacio para seguir enumerando es insuficiente.
Los falsos juramentos existen para todos los gustos, las promesas electorales están en el foco de las miradas y las mentiras vestidas de verdades de las últimas décadas son altamente recordadas y sufridas como consecuencias actuales.
¿Son cumplidas las promesas electorales o solo se tratan de meros artilugios para procurar la conquista del poder? (Pareciera la pregunta de un imberbe futuro ciudadano).
La retórica suma “rentabilidad” a las promesas electorales, le imprime valor agregado. “Es marketing. Parecido a las promesas del marketing comercial”, explicaba el recientemente fallecido sociólogo Manuel Mora y Araujo. En este sentido, se compra un candidato como un objeto.
Para ciertos teóricos de la ciencia política, la traición, dentro de este campo, es un mal congénito. Sin embargo, no siempre es así. “No cumplir promesas ni acuerdos, no respetar alianzas, entre otros, termina siendo inevitable y la influencia de Nicolás Maquiavelo como teórico de la política práctica en el mundo occidental es una evidencia de ello. También está el hecho de que en política se termina haciendo lo que se puede y no lo que se quiere”, sintetiza el analista político Rosendo Fraga. Es probable que supieran desde el momento en que hicieron la promesa, que no la cumplirían, pero también sabían que esa promesa era persuasiva para el electorado. En las sensaciones que como ciudadanos comunes que no forman parte de los oscuros ámbitos políticos. Sin duda somos parte de esa escenografía, con esa misma tonalidad y el valor agregado de sensaciones: opacas, desesperanzadas, temerosos de un presente y desconfiados ante un futuro que nada promete. Para finalizar recordaré algunas de las palabras de gran peso, expresadas por el arzobispo de Buenos Aires, monseñor Mario Poli durante el tedéum del 25 de mayo ppdo: “deuda social”, “inequidad, violencias”; “a confrontación nos roba la esperanza”, “es necesario un consenso creativo para que crezca la nación”.
La situación actual de nuestro país no es la patria que heredamos de nuestros héroes de la libertad, sino el fruto de errores, fracasos y promesas incumplidas de los diferentes gobiernos que elegimos. No hay realidad social que no se pueda cambiar, sin torcer el rumbo que venza a las apetencias individualistas y desmedidas.
Parecería que el juramento, las promesas hechas y el temor a “y si así no lo hiciera” no tienen peso, como tampoco lo tienen los 43 millones de habitantes de una Nación rica pero devastada. Se habla permanentemente de todo tipo de poderes: del poder de la política, de la tecnología, del armamento militar de tal o cual país. Incluso, se habla del poder de la prensa, a la que el estadista inglés Edmund Burke definió, justamente, como el “cuarto poder”, detrás de los poderes ejecutivo, legislativo y judicial de las democracias occidentales. Sin embargo, hay un poder que sobrepasa a todos estos: el poder de la palabra. (Dra Arianna Ponce Figueroa. La Habana. 2011).

(*) Publicado en el diario El Tribuno, de Salta.

Comentarios

Cantidad de Caracteres : de 200
This Is CAPTCHA Image    
nuevarioja.com.ar no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. nuevarioja.com.ar se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.
 

Noticias Más Leídas

Afirman que La Rioja tiene los sueldos privados más bajos

Empleo privado. Informe de la consultora Economía & Regiones
Subida el 19 de Septiembre del 2017 - Hora: 00:00

Falleció en la Ruta 38 una mujer al chocar con un camión

Accidente. Viajaba con otras cuatro personas
Subida el 19 de Septiembre del 2017 - Hora: 00:00

Confusa muerte de la esposa de un policía en Famatina

Policiales
Subida el 19 de Septiembre del 2017 - Hora: 00:00
Archivo
<< Septiembre >>
Hoy
<< 2017 >>
D
L
M
X
J
V
S
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30



Versión Impresa