El tiempo - Tutiempo.net
Miércoles 08 de Julio de 2020

Homenaje

Vinchina se prepara para celebrar sus 323 años de vida

Vinchina es el pueblo más alejado de la capital de La Rioja, ubicado a 345 kilómetros al oeste de la provincia, con gran potencial turístico, productivo y con profundo acervo cultural e histórico.

26-5-2020 15:04
First slide

Los capayanes fueron los aborígenes que habitaban la zona, aunque no existen datos precisos sobre la época que se pobló de nativos y luego de españoles, se estima que llegaron del viejo mundo por el camino del inca y se asentaron en lo que se denomina "la gran china", donde hoy hay vestigios de un templo con un cementerio contiguo, y algunas construcciones, sitio lamentablemente depredado. 


Como fue el denominador común los foráneos se adueñaron de las tierras a través de mercedes y por el año 1697 se repartieron a su antojo, se deduce que por el suelo y el clima  se dedicaron al cultivo de trigo y maíz, trabajo llevado a cabo por los naturales.

Como el pueblo de la gran china fue creciendo y el río bermejo avanzando sus habitantes cambiaron el asentamiento mudándose al otro margen, lo que es hoy Distrito Pueblo. 


La fecha se toma de investigaciones llevadas a cabo por historiadores y personas que se interesaron en el origen del pueblo y plasmadas en el libro "Historia de Vinchina" de la docente Lilia Martínez de Varas que reúne consideraciones del don Dardo de la Vega Díaz sugiriendo como fecha el día 29 de mayo  y que el Concejo Deliberante aprobó luego, mediante ordenanza proyecto presentado por la comisión de legislación y cultura presidido por la docente Teresita de Casas, dado el día 15 de mayo del año 1996, dejando por sentado que el 29 de mayo de cada año se celebre el día de Vinchina.


Vinchina, historias

El viento zonda sacude los recuerdos acumulados en el tiempo y la imagen de la calle larga me traslada desde los potreros arados de "la banda", el cordial saludo de los vecinos de "distrito pueblo" atravesando el caserío de "las piedritas" y "la punilla hasta la céntrica "plaza", desembocando en las bellezas de "el troyano" con el oro otoñal de viñas y alamedas y en el fondo el cerro morado y las míticas "estrellas de Vinchina".

Los hijos dejan su impronta en cada amanecer a lo largo del día y hasta el ocaso con el trabajo denodado abriendo surcos de esperanza en la aridez de sus hectáreas donde brotan alfalfares y trigales que se convierten en almudes de harina; recordamos a los orfebres que convertían la plata en cuánta forma se proponían, los artesanos frente al telar y "las mingas" acto solidario para ayudar al prójimo en cada cosecha. Muchos ofrendaron su vida en las faraónicas construcciones del túnel de la troya y los canales para encauzar el agua para riego.


Tiempos difíciles de éxodo por huellas polvorientas bravíos hombres trepaban a desvencijados vehículos de mercaderes y los llevaría a rumbos desconocidos, Nonogasta era el eslabón para abordar un agreste tren que los depositaría en Córdoba o Buenos Aires y en pesados barcos que anclaban en el lejano Comodoro Rivadavia que los esperaba para el trabajo en empresas petroleras o los que fueron más allá, a las minas de carbón de Río Turbio, ellos no podían regresar pronto y cientos de vinchinistos se multiplicaron a la largo del país.


Es el pueblo de Vinchina que se impone como la laguna brava y se eleva como la cordillera bajo la advocación de San José su patrono, San Ramón, Nuestra Señora de Pompeya, San Pedro y la virgen de Andacollo en Jagüe o nuestra señora de Fátima en Valle Hermoso.


Nelson Edgardo Cerezo


Si te gustó esta nota podés compartirla

Comentarios

Helueni