El tiempo - Tutiempo.net
Miércoles 25 de Noviembre de 2020

Música

Persistir ante todo

El caso de Moby es un ejemplo de lucha, fortaleza y resistencia admirable ante la adversidad, ya que si bien hoy tiene status de estrella mundial, para que eso ocurra fracasó en una y otra oportunidad, teniendo que afrontar un rechazo tras otro durante años sobretodo a principios de los '90 cuando incursionó en la escena electrónica.

19-11-2020 0:03
First slide

por SEBASTIÁN BERTOLOSSO  // IG: diversy.sb


Triunfar en el mundo de la música y tener una carrera exitosa es un camino muy duro y sacrificado, algunos llegan con mayor facilidad, gracias a su talento innato pero también con una dosis de suerte que sin lugar a dudas juega su papel, estar en el lugar y momento indicado, otros tienen que luchar mucho más y hay infinidad de casos de músicos talentosos que no logran trascender o que no son lo suficientemente reconocidos. El caso de Moby es un ejemplo de lucha, fortaleza y resistencia admirable ante la adversidad, ya que si bien hoy tiene status de estrella mundial, para que eso ocurra fracasó en una y otra oportunidad, teniendo que afrontar un rechazo tras otro durante años sobretodo a principios de los '90 cuando incursionó en la escena electrónica. Las compañías discográficas no veían su potencial en trabajos que si bien tenían un inicio promisorio luego se diluían en sus constantes cambios de direcciones reflejados en discos techno/ambient cuyo resultado final no terminaba de convencer y de este modo lentamente comenzaban a cerrarles una puerta tras otra aunque esto no fue suficiente para dinamitar su voluntad y confianza. 

Contra todos los pronósticos, el músico originario de Harlem, NYC, Richard Melville Hall (Alias Moby, quien adoptó este nombre artístico por el legendario libro Moby Dick y en honor a su tío-bisabuelo Herman Neville) continuó intensamente en la búsqueda de su sonido y tras arduas sesiones logró encontrarlo y plasmarlo en Play, el álbum que produjo un antes y un después en su vida en ese año 1999 y que significaría su reconocimiento mundial en los 2000. 

Igualmente ese reconocimiento tardó en llegar y le generó más de un dolor de cabeza tal como lo manifestó el músico en declaraciones a la revista Rolling Stone: "Casi un año después de su lanzamiento en 2000, estaba abriendo para Bush (ya había tenido muchas malas experiencias abriendo para Soundgarden) en una gira de invasión del campus de MTV, fue degradante en su mayor parte. Su audiencia no tenía ningún interés en mí. En febrero de 2000, estaba en Minnesota, estaba deprimido y mi manager me llamó para decirme que Play era el número uno en el Reino Unido y había vencido al Supernatural de Santana. Pensé: 'Pero el disco salió hace 10 meses'. Fue entonces cuando supe, de repente, que las cosas eran diferentes. Luego fue el número uno en Francia, en Australia, en Alemania, seguía acumulándose." Play, es un extenso trabajo repleto de grandes canciones y de detalles en la producción final que como resultado dan un disco exquisito y que se aprecia más y más con cada nueva escucha y que asimismo es un viaje que nos lleva a través de distintos y refinados paisajes sonoros que van desde el ambiente y la electrónica downtempo hacia el blues y el rock, pasando por el soul y un gospel de voces excelsas con una magistral ejecución del piano y capas de teclados adaptados a la perfección para lograr el clima general de sofisticación del disco.

La placa contó con gran cantidad de singles lanzados aunque la mayoría de los temas fueron conocidos por el gran público, esto debido a que el reconocimiento que alcanzó generó un efecto expansivo que terminó de catapultar a Play y a la carrera de Moby a escala mundial. Producto de esto empezó a haber una demanda cada vez mayor de sus temas y estos fueron incluidos en películas, series y programas de televisión y avisos comerciales de todo el planeta, lo cual generó una especie de Mobymanía global. El músico supo que tenía su lugar y momento indicado y que el tan ansiado reconocimiento y respeto había llegado, y significó en cierta forma un premio a tanto esfuerzo, trabajo y resistencia a las adversidades de años anteriores. 

"Porcelain" fue uno de los temas claves del disco aunque casi no ve la luz tal como lo manifestó en una entrevista el músico: "Por extraño que parezca, esa es probablemente la canción más emblemática del disco, y realmente tuve que convencerme para que la incluyera. Cuando lo grabé por primera vez no me gustó la forma en que lo produje, pensé que sonaba blanda, pensé que mi voz sonaba muy débil. No podía imaginar a nadie más que quisiera escucharlo. Cuando comenzó la gira de Play, "Porcelain" fue la canción durante el set donde la mayoría de la gente tomaría una copa. Pero luego Danny Boyle lo puso en la película The Beach con Leo DiCaprio. Creo que fue entonces cuando mucha gente se dio cuenta de la existencia del álbum", el track a más de 20 años de su lanzamiento sigue tan vigente tanto en radios como en plataformas digitales, por ejemplo en You Tube ya lleva más de 36 millones de reproducciones y tan importante fue en su carrera que con ese nombre tituló su muy recomendable autobiografía en la que brinda gran cantidad de detalles y memorias de la escena rave y big beat de inicios de los noventa.

Además de Porcelain, el viaje que propone la placa recorre varias caminos en temas como 'Body Rock', que es un intenso y electrizante break beat, para luego ir hacia un ámbito totalmente diferente en 'Run On' dotado de un sonido retro soul acompañado de un magnífico coro, o por ejemplo en 'Inside' y 'Rushing', que tienen un cuidadoso trabajo en piano y en capas de teclados que manifiestan el artesanal trabajo realizado en la composición y producción. 'Natural Blues', el otro gran hit que tuvo Play, que de la mano de su creciente ritmo y magistrales voces en coros explotó en el planeta entero llevándolo a sonar en todos lados, o la energizante 'Machete', marca el ritmo entretenido a un álbum que no para de sorprender, mientras que en 'If Things 'Where Perfect' tenemos un persistente bajo mezclado con un leve scratch en vinilo a los que se le suman los destellos vocales de la cantante soul junto a una narración de Moby ademas de mas y mas capaz de teclados que la hacen hipnóticamente atractiva, luego en 'South Side' que incluye la participación en voz de una genial Gwen Stefani, llegan los aires mas pop/rock con una fuerte impronta del sonido Manchester y que significó además otro de los grandes cortes de difusión con alcance global. Tan prólificas fueron las sesiones de Play para Moby que al poco tiempo sacó otra placa muy buscada por sus fans con todos los lados B de la misma. El disco si bien fue un éxito global cuando se salió al mercado, aún hoy a más de 20 años, es una obra que se encuentra más vigente que nunca y que ha ganado nuevos adeptos con el paso del tiempo ya que redefinió, el modo de ver la electrónica y la fusionó con el rock, el pop, con la música negra donde brillan el soul y el gospel y supo llevar a la perfección su aprendizaje musical, que le permitió hacer de la sofisticación y la fineza todo un estilo que influenció a toda una nueva generación de artistas en búsqueda de nuevos horizontes sonoros.

Luego de 30 años, Moby continúa con una envidiable carrera con millones de discos vendidos, pero en la que todo fue in crescendo, tal como declaró: "La semana que se lanzó Play, se vendieron alrededor del mundo alrededor de 6000 copias. Once meses después del lanzamiento de Play, vendía 150000 copias por semana. Estuve de gira constantemente, borracho casi todo el tiempo y fue solo un borrón. Y de repente, las estrellas de cine comenzaron a venir a mis conciertos y comencé a ser invitado a fiestas elegantes y, de repente, los periodistas que no respondían las llamadas de mi publicista estaban hablando de hacer historias de portada. Fue un fenómeno realmente extraño". De este modo y después de años de luchar incansablemente y soportar rechazos de toda índole, Moby logró a partir de Play el tan ansiado y buscado reconocimiento y respeto de la industria, del público y de sus colegas. 

Como decía el gran Gustavo Cerati en Zona de Promesas: "Tarda en llegar pero al final hay recompensa".

Hasta la próxima.


Si te gustó esta nota podés compartirla

Comentarios

Helueni