El tiempo - Tutiempo.net
Miércoles 24 de Febrero de 2021

Seguridad publica

Catamarca: una mujer habría fingido ser asaltada, raptada y rociada con nafta para llamar la "atención" de su pareja

El hecho fue denunciado ayer a la madrugada, por la pareja de la supuesta víctima, quien al regresar a su casa la encontró maniatada y empapada en nafta. La mujer dijo que fue víctima de un grave hecho de inseguridad, pero después se habría quebrado, confesando haberlo inventado todo.

11-1-2021 23:13
First slide

La denuncia de un supuesto asalto y rapto que terminó con una mujer amordazada, rociada con combustible y abandonada en la casa de su pareja pareciera ser falsa. Según la información a la que pudo acceder este diario, la Justicia habría detectado fisuras en el relato de la supuesta víctima y, de acuerdo a imágenes de la cámara de seguridad del lugar donde, supuestamente, ocurrió el asalto, este nunca habría existido. Trascendidos daban cuenta que al ser confrontada la víctima, quien fue traslasdada al hospital por personal del SAME para su atención, esta se habría quebrado, confensando que todo fue una mentira y que lo único que buscaba era "llamar la atención de su pareja".  

El insólito hecho, que mantuvo en vilo por un par de horas a la Policía, habría iniciado el sábado a la noche, cuando la supuesta víctima fue asaltada,  pero recién trascendió ayer a la madrugada, cuando la expareja de esta, al regresar a su casa en la ribera del Río del Valle, la encontró maniatada y con la ropa empapada en combustible, dando de inmediato aviso a la Policía.   

La mujer les dijo a los efectivos que había sido asaltada por un grupo de, al menos, cinco sujetos, en la avenida Los Terebintos y Santo Domingo, en el norte de la Capital, quienes le robaron su moto. Luego, siempre según la versión de la mujer, la agredieron físicamente y la metieron en el baúl de un automóvil para, finalmente, dejarla donde fue encontrada maniatada, golpeada y rociada con combustible, es decir, en la casa de su expareja de calle La Rioja y Costanera. 

El relato de la mujer presentaba algunas fisuras para los investigadores, lo que quedó finalmente corroborado cuando al acceder a las imágenes de la cámara de seguridad, donde según la víctima la habían asaltado y raptado los delincuentes, se la observa a ella entregar de manera voluntaria la moto a otra persona. 

Al ser enfrentada con las pruebas (imágenes), la mujer de 39 años, de quien se preserva la identidad, se quebró y terminó por confesarle a los investigadores que todo se trató de una mentira, que fingió el robo y el rapto y que solo buscaba "llamar la atención de su expareja". 

De acuerdo a la información policial y judicial a la que tuvo acceso LA UNIÓN, alrededor de las 2.30 de la madrugada de ayer, un llamado telefónico alertó al Comando Radioeléctrico que en una vivienda sita en calle La Rioja y Costanera, había una persona maniatada y con las prendas de vestir empapadas en nafta. 

De inmediato, el móvil de la Comisaría Tercera se dirigió al lugar, donde al arribar se entrevistó con un hombre, B.M.I. (46) quien les dijo que al regresar a la vivienda encontró a su pareja C.M.L. (39) amordazada y maniatada, a quien, aparentemente, le había rociado combustible en su prenda de vestir.  

Al entrevistarse con la supuesta víctima, esta les dijo a los efectivos que a las 22:00 horas, al salir de su domicilio en su motocicleta Motomel 110c.c y llegar a la avenida Los Terebintos y Santo Domingo fue abordada por varios sujetos, quienes se conducían en un automóvil de color celeste, nuevo. Estas personas le robaron la moto y luego, la introdujeron en el baúl del rodado, despertando en el lugar, es decir, el domicilio de su pareja. Mientras aguardaban al personal de Investigaciones, los efectivos convocaron una ambulancia del SAME, quienes la trasladaron al hospital para una mejor atención, recuperando con el pasar de las horas el alta médica. 

El insólito y confuso hecho es investigado por la fiscalía en feria, a cargo del Dr. Hugo Costilla. 


Si te gustó esta nota podés compartirla

Comentarios

Helueni