El tiempo - Tutiempo.net
Miércoles 28 de Septiembre de 2022

Pachelo se desvinculó del crimen de María Marta y negó haber armado una coartada

"Yo nunca dije que no estaba en Carmel a las 18.30 o 18.45, solo dije que no estaba a las 19 y tengo cómo acreditarlo. No cronometré mi domingo ni armé una coartada, era un domingo como cualquier otro", declaró el acusado en el tercer juicio por el asesinato de la socióloga.

08-8-2022 18:19
First slide

Nicolás Pachelo, principal acusado del asesinato de María Marta García Belsunce en el tercer juicio por el homicidio de la socióloga, ocurrido hace casi 20 años, reconoció este domingo haber estado dentro del country Carmel al momento en el que la fiscalía cree fue cometido el hecho, aunque se desvinculó del crimen, negó haber fabricado una coartada y remarcó que con su familia "vivió un infierno" cuando comenzaron a vincularlo con este caso.


"¿En qué cabeza entra que alguien que va a entrar a robar o matar a una casa va a buscar antes al hijo?. Soy totalmente ajeno a esto. Yo no tengo nada que esconder de ese 27 de octubre", aseguró Pachelo (46) ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 4 de San Isidro.


Pasadas las 12, y luego de la presentación de la fiscalía de distintos audios entre el acusado y distintos periodistas donde el propio Pachelo se situaba dentro de Carmel entre las 18.20 y las 19 horas del 27 de octubre 2002 -horario en que la Justicia determinó que fue asesinada María Marta-, el principal acusado volvió a sentarse frente a los jueces Federico Ecke, Osvaldo Rossi y Esteban Andrejin.


"Yo nunca dije que no estaba en Carmel a las 18.30 o 18.45, solo dije que no estaba a las 19 y tengo cómo acreditarlo. No cronometré mi domingo ni armé una coartada, era un domingo como cualquier otro", sostuvo Pachelo.


El relato del acusado


Puntualmente al ser consultado por el juez Andrejin sobre lo que recordaba de aquel domingo, Pachelo declaró que regresó a Carmel con su hijo Felipe, fue a su casa, puso un partido en la televisión y se fue a bañar y a cambiar de ropa.


"Agarré una mochila, puse unos pañales que me había pedido mi mujer. No recuerdo el horario pero fui a buscar el auto de ella al Club House", agregó, aunque no recordó el camino que realizó hasta ese lugar.


Pachelo aseguró que, como dejó a su hijo solo en su casa y estaba lloviendo, fue corriendo hasta el estacionamiento del Club House, y aclaró que "no estaba haciendo gimnasia", tal como declararon en 2003 tres adolescentes que señalaron que lo vieron trotar por Carmel en un horario cercano al crimen.


Pachelo aseguró que cuando estaba camino al shopping Paseo Alcorta, recordó que se olvidó su billetera dentro de su camioneta, por lo que regresó al country, donde permaneció "uno o dos minutos".


Ante la consulta del juez Andrejin sobre una de las cámaras de seguridad que captó su salida de Carmel a las 18.59, Pachelo señaló que no podría confirmar si fue antes o después de recoger su billetera.


Por otro lado, al referirse a los audios que minutos antes expuso la fiscalía, Pachelo sostuvo que la familia García Belsunce tenía acceso a los medios de comunicación, por eso es que los periodistas que cubrían el caso tenían conocimiento de él como sospechoso, y sostuvo: "Soy calentón, lo reconozco, pero que no se confunda con agresivo. Soy vehemente, tengo mi carácter. Nosotros también tuvimos miedo".


"La tortura que vivimos con el identikit de mi mujer, que es un retrato de ella. Estaba hecho apropósito con maldad y malicia para desviar la atención. Nuestra vida era un infierno. Nos terminamos divorciando por este caso. Nos mudamos, tuvimos que cambiar a mis hijos de colegio, me peleé con mis hermanos y terminamos cerrando una empresa por este caso", sostuvo, y aclaró: "Yo no estaba imputado en la causa, sino investigado por la familia".


Por la tarde, y luego de la declaración del imputado, el fiscal Ferrari exhibió dos documentos para exponer al acusado con alguna contradicción o los horarios cambiantes: por un lado, puso una escucha donde Pachelo dijo que bajó del auto a buscar la billetera pero a la casa y no a la camioneta, como él dijo hoy, y luego, exhibió un correo electrónico entre Silvia Ryan y Roberto Ribas -madre y abogado respectivamente del imputado-, en el que la mujer decía que su hijo la pasó a buscar entre las 18.45 y 19 de aquel domingo por su casa de Retiro para ir al shopping Paseo Alcorta, algo imposible por la cámara que marcó la salida de su hijo a las 18.59 del country.


La audiencia comenzó pasadas las 11 con una presentación ante el tribunal de parte de la defensa de Pachelo en la que se señaló que "se cumplieron los plazos establecidos por la ley para la extinción de la acción penal por la prescripción del delito", en referencia al robo del perro labrador "Tom" del matrimonio Carrascosa-García Belsunce, las amenazas por parte del imputado que fueron incluidas en las declaraciones de dos testigos y la sustracción del cofre de las Damas del Pilar de la casa de la víctima.


La primera testigo de la jornada fue Delfina Figueroa, pareja de Diego Piazza, el joven estudiante de medicina que atendió primero a María Marta antes de la llegada de la primera ambulancia.


La mujer relató que estuvo viendo un partido de fútbol en la casa del cuñado de María Marta, Guillermo Bártoli, y que luego, al llegar a la casa de su novio, él fue llamado a los gritos por Irene Hurtig para que fuera a lo de su hermana María Marta "porque necesitaba ayuda".


La segunda testigo de la jornada fue Carmen Aberastain de Panelo, amiga íntima de María Marta, quien en su relato hizo referencia al perro Tom, a quien cuidaba cuando el matrimonio Carrascosa-García Belsunce salía de viaje, y al que la socióloga le confesó sabía que Pachelo se lo había robado y pedido rescate.


"A este personaje le tengo un poco de miedo, por eso no voy a hacer nada", le dijo la socióloga, algo que le llamó la atención a Aberastain de Panelo porque "no era una mujer de temer".


La mujer sostuvo que, al enterarse tras la autopsia que su amiga había recibido seis disparos, comenzó a creer en la versión de que fue asesinada en un intento de robo y que reconoció a su victimario.


"Si luchó como dicen que luchó, habrá reconocido a alguien", indicó la testigo en referencia a sus sospechas sobre lo que ocurrió el 27 de octubre de 2002.



Seguinos en Google news
Si te gustó esta nota podés compartirla

Comentarios