El tiempo - Tutiempo.net
Viernes 07 de Agosto de 2020

Por Daniela Aiub (*)

Voces

EcoTips para sembrar tu huerta

Con nuestra huerta y una buena planificación, podemos cultivar durante todo el año productos orgánicos para nuestro consumo.

First slide

Con la huerta en casa tendremos muchos beneficios: una producción sana y segura de alimentos frescos, podemos cosechar hortalizas y legumbres suficientes y variadas para la familia durante todo el año, también si la mantenemos anualmente ayudará a tener una dieta saludable a un precio mucho más accesible.  Elegir el mejor lugar para la huerta implica que debemos considerar algunos factores, que a continuación detallaremos.

Horas de Sol

Se necesita una cierta cantidad de horas de sol efectivas para que nuestra siembra pueda desarrollarse bien, por ejemplo, las hortalizas de fruto y de raíz necesitan 5 horas de sol mínimas, en cambio para las de hojas con 3 horas será suficiente. 

Podemos comprobar si la exposición al sol que recibe es suficiente con simples observaciones, cuando nuestra huerta recibe horas de sol de menos, vemos lo siguiente:

• Los tallos crecen largos y débiles.

• Las hojas toman un color pálido.

• Demoran más en crecer.

• No tiene buena producción. 

Además, son propensas al ataque de plagas y enfermedades. ¡La huerta debe estar bien ubicada donde reciba mucho sol!

Agua

Debemos tener una fuente de agua segura (de red) y suficiente para regar, sobre todo en verano, ubicando canillas o mangueras lo más cerca posible de nuestra huerta. 

Barreras, Cercas y Sombras

Son de mucha importancia para proteger nuestra huerta del viento, exceso de sol, temperaturas muy altas y del ingreso de los animales. Y si estamos pensando en tener una huerta más grande, debemos tener senderos para circular y no pisar la siembra. 

Tierra

Ya con el lugar seleccionado para nuestra huerta y con las protecciones para la misma instaladas, debemos hacer la prueba de la tierra, para saber con qué suelo contamos, ya que es muy probable que desconozcamos la historia de uso de la tierra del patio. 

Podemos realizar la prueba del amasado para conocer el estado y enriquecer la tierra. ¿Cómo hacemos?: 

• Sacamos una porción de tierra y le agregamos agua, la amasamos y vemos cómo responde, si se desarma y no logramos armar una "viborita" es porque tiene mucha arena, lo que es bueno para el drenaje, pero le falta mejorar la retención de agua y la fertilidad, esta se mejora agregando compost. 

• Si logramos formar la "viborita", pero se rompe al apretarla, también debemos agregarle compost.

• Si la "viborita" se forma con facilidad, este suelo tiene buena retención de agua y puede contener buena cantidad de nutrientes, pero le puede faltar aireación, además del compost habrá que agregarle algo de arena.

La mejora de la tierra consiste en:

• Dejarla sin piedras ni escombros.

• Dar vuelta la tierra a no más de 15 cm de profundidad.

• Dejarla suelta y aireada.

• Agregar arena y una alta proporción de compost.

Nuestra siembra debe quedar con un colchón de tierra mejorada cercano a 20/30 cm. 

Herramientas

Los materiales indispensables para trabajar la huerta urbana son: pala, rastrillo de mano, un escardillo una tijera de podar, un pulverizador, una regadera y guantes.

¡A sembrar!

Ya teniendo preparada la tierra, debemos saber qué vamos a sembrar. Si la huerta es pequeña, será mejor sembrar las hortalizas de hojas: zanahorias, rabanitos, que ocupan poco espacio. En cambio, si la superficie es mayor podemos cultivar zapallo, papa y/o maíz.

Es importante planificar la siembra para mantener siempre productiva nuestra huerta. Podemos tener almacigueras o semilleros en cajones, botellas, bidones. Para esto, debemos preparar una mezcla de compost y tierra y llenar nuestro recipiente hasta madia altura (o a la mitad del volumen), enterrar la semilla a no más de 5cm, cubrirlas y regarlas periódicamente para mantener la humedad. Cuando la almaciguera esté lista no debemos descuidarnos de los tiempos de trasplante y cosecha.


Pequeños tips de siembra

Siembra intercalada: sembrando dos o más especies en hileras intercaladas tenemos un mejor aprovechamiento de la tierra y de los nutrientes del suelo. Intercalando hortalizas con tutores y hortalizas de baja altura podemos hacer un mejor control de malezas.

Siembra escalonada: hay hortalizas que las podemos sembrar varias veces en el año, esto permite obtener una producción continua a intervalos convenientes: por ejemplo, cada 30 días sembrar lechuga, acelga, rabanito; si bien es una técnica muy conveniente, no se recomienda realizarla con especies que se conservan largo tiempo, por ejemplo: zapallo, cebolla, papa y ajo.

Rotación de la siembra: no repetir el lugar de siembra con la misma hortaliza (o de la misma familia), cambiando el lugar de siembra en cada temporada.   Este procedimiento evita que se consuman los mismos nutrientes del suelo, además disminuimos las malezas y tenemos menos probabilidad de que aparezcan plagas y enfermedades.

Para tener en cuenta a la hora de rotar los cultivos, las hortalizas que consumimos más comúnmente, se agrupan en las siguientes familias, 

Familia de Solanaceas: tomate, berenjena, pimiento, papa.

Familia de Leguminosas: habas, arvejas.

Familia de Cucurbitáceas: melón, sandía, calabaza, calabacín, pepinos.

Familia de umbelíferas: zanahoria, apio y perejil. 

Familia de quenopodiáceas: como remolacha acelga y espinaca.

Otra forma para sembrar sería usar una mezcla de semillas de especies tempranas y especies tardías, para hacer cultivos asociados, por ejemplo, el rabanito y la lechuga con la zanahoria y la cebolla, también de esta forma aprovecharemos mejor el lugar y tendremos menos malezas.

Si seguimos estos consejos para el ordenamiento y la planificación de nuestra huerta, podremos cultivar durante todo el año productos orgánicos para nuestro consumo.


(*) Ing. Recursos Naturales. Mgtr. Ambiente y Desarrollo Sustentable.


Si te gustó esta nota podés compartirla

Comentarios

Helueni