El tiempo - Tutiempo.net
Domingo 23 de Enero de 2022

Por Juan Alberto Yaria

Analisis.

Se necesitan padres: ¿faltan?

¿...cuando reconoceremos en términos políticos la evidencia que nuestra sociedad es una fábrica de enfermos psíquicos? -La Sociedad desvinculada-Joseph Miro (Barcelona)

First slide

Las actividades terapéuticas nos acercan al drama de la Perversión y la malignidad antisocial ligadas a Padres que precisamente pervierten su función asesinando, violentando, abusando sexualmente y transmitiendo muerte y trauma cotidianamente.

Los asesinatos del niño en donde dos mujeres asesinaron a un hijo; la demolición de Nancy en manos de un antisocial inveterado que ya en su senectud abusaba y mataba usando el dinero como intercambio promiscuo. Rosario parece ser una fábrica de "soldaditos" al servicio de Patrones del Mal como en la célebre serie (un paciente me decía que su trabajo era ser "soldadito" luego de narrarme el abandono familiar). El consultorio de adicciones enseña y nos muestra la caricatura social. Todos estos ejemplos y todos los que venimos nominando semanalmente surgen del déficit del capital social y humano que es el verdadero capital de los pueblos, más allá de la importancia del capital económico y de reservas naturales y físicas; surge de los huecos que se observan en los cuatro pilares claves en los que se sustentó Occidente: la familia (hoy con un evidente proceso de des-familiarización), escuela ( en caída libre) , trabajo como la forja de los seres humanos y la productividad como la riqueza de una comunidad y por último la caída de la espiritualidad como herramienta de meditación humana. Así va surgiendo una sociedad desvinculada como venimos mostrando en estas notas con distintos síntomas del malestar cultural.

La clínica nos muestra a niñas abusadas por abuelos con "regalitos" que luego culminan con una joven que acepta regalitos en el circuito de la prostitución Vip además de narcóticos o de mujeres ya adultas que cargan con el trauma de la violación por figuras familiares y recién en un grupo terapéutico y luego de meses en tratamiento pueden liberarse de esta carga narcotizada durante años por el alcohol y las drogas. Niños abusados por padres de ambos sexos que cargan con esta mochila durante años y en las vueltas angustiantes de la vida eligen la marginalidad con la huida hacia las drogas. Así siguen las historias.

Me asombra lo que escucho todos los días: el placer perverso y antisocial ante la vulnerabilidad de menores indefensos. No hay culpa en ellos (¡Oh.bendita culpa!) ya que buscan reiterar lo realizado una y otra vez utilizando todo tipo de extorsiones. El abusado queda preso del miedo y luego, en muchos casos, repite en otros las conductas perversas.

La cultura actual asimila la Paternidad con el Patriarcado como un modo de dominio. Analizo aquí la Paternidad como una función no de dominio sino como estructurante de la niñez en su acompañamiento a la adultez. Me deslindo y separo de las concepciones sociológicas en donde el Patriarcado es un sistema social en donde los hombres tienen el Poder primario y predominan en roles de liderazgo político, autoridad moral, privilegio social y control de la propiedad. No hablo del Patriarca que etimológicamente significa mandar ni del "pater" en la significación de la sociedad Patriarcal.

La función paterna supera esta visión de Poder como Dominio para ser estructurante de un buen desarrollo de los niños. El Patriarca como dominador ocluye caminos; el Padre abre sendas.

La Paternidad es una función incluso en las familias monoparentales y es un modo de adopción, de transmisión de notas de vida. Lo biológico es un aspecto de la Paternidad, pero la adopción es la donación de sentidos y valores.

El que parece portar la función paterna, pero en su desmedida viola, mata, esclaviza transmite disvalores y parece ser un Patriarca, un Patrón de seres indefensos que nada tiene que ver con padres que hacen del amor y el reparo una ética del cuidado. La verdadera Paternidad abre mundos, incluye en la cultura, desata traumas, poetiza la vida.


La ley se transmite en la casa

La Paternidad en primera instancia tiene que ver con la procreación o la progenitura (engendra) pero este es solo un aspecto. Los padres remiten a la Autoridad no como autoritarismo sino como lo necesario para aceptar un orden vital e incluirse en el mundo y se basa en el trípode del Amor, Cuidado y Valores. Por últimos los Padres influyen al niño en una parentela, lo ubican parentalmente que es una forma de ubicarlos en la cultura. Otro gran trauma de hoy es la caída de las familias extensas que eran supletorias de falencias de la familia nuclear -parental en algunos casos en donde tíos, abuelos, etc. se hacían cargo de estas falencias.

Hoy por el contrario vemos chicos que crecen solos sin referentes familiares supletorios y con la calle como destino e incluso con una escuela anémica de normas y de transmisión ética y una cultura territorial dominada por la marginalidad. Así la Ley que es la base de un desarrollo sano luce ausente entre las ausencias paternas por doquier, predominando ante las fallas de la Ley la desmesura, la transgresión y la violencia ante la caída de la Palabra que es la cara visible de lo legal.

Los padres donan; y al donar "mueren" todos los días y así crecen dando lo mejor de sí a sus hijos. Muerte simbólica que genera seres creativos. Hoy observamos la falta de deseo paterno; el deseo de ser padre supera la potencia biológica del que engendra. Hay hoy en muchos casos padres que gestan; "padrillos" pero no padres que desean generar una demanda en el Hijo.

El padre que ama y corresponde en su amor con su compañera genera una demanda de Padre en el hijo salvo circunstancias psicopatológicas en donde el Hijo no acepta al padre (tema clave en psicopatología y en muchos casos unido a conductas antisociales).

Cuando hay una demanda de Hijo y el hijo acepta esto y se siente "arropado" y contenido el deseo del Hijo hace y refuerza aún más la función Paterna. Así se va creciendo.

El hijo entra en el mundo de la Ley ya que la Autoridad (otra de las funciones que emergen de los Padres) surge naturalmente de un modelo de vida y de un ordenamiento normativo. Todo esto parece estar ausente en muchos. El hijo resulta ser indiferente para muchos y precisamente el Hijo en la vida del Padre introduce la Diferencia; implica una mutación de su vida, un crecimiento notable, un nuevo nacimiento.

El hijo hace al Padre si este acepta este nuevo hecho; de lo contrario será un "padrillo" como tantos que abandonará a su suerte al Hijo. Una de las leyes que surgen es la Ley de Prohibición del Incesto en donde en el propio seno de la familia se indica normativamente la existencia del ejercicio de la sexualidad fuera de la misma. Hoy vemos que esto no se enseña con modelos de vida, sino que se ejerce en muchos casos la sexualidad con los propios hijos condenándolos a una vida traumática en algunos casos o a la perversión misma.

Si el Padre ignora la demanda filial (tema clave hoy) por el predominio de la ausencia, la perversión, la violencia, el abuso se impide el desarrollo y se convierte en el germen de lo antisocial y el futuro joven va buscando Padres sustitutos que son "Patrones del Mal", los "Dueños de territorio" en los barrios con la droga y el "caño" como Ley perversa ya sea en Villa 31 o en Palermo Chico (lo mismo da), las estructuras clánicas como los "barras brava "o vagan en forma autista lejanos de todo deseo de ser ya que el verdadero Padre abre senderos y aviva deseos de vida o sea de Futuro.

El Padre que no se ofrece como tal y lo pervierte y pervierte su función de Ley ordenadora del mundo del Hijo ejercita el Filicidio o sea mata de apoco al hijo y lo condena al no crecimiento o a un suicidio en cuotas con la droga.


Figuras de padre en la clinica cotidiana

Las figuras comunes en la clínica son : a) Padre ausente ("no lo conozco o cuando lo fui a buscar y me echó" son viñetas clínica de dolor que me cuentan muchachos embebidos en el sufrimiento paliado con drogas); b) Padre perverso ( "huyo de él me violo" me cuentan pacientes luego de años de sufrimiento y reiterando y repitiendo conductas con otros proxenetas violadores hasta caer demolidas en una comunidad terapéutica); c) Padre "par"("mi padre o mi madre salían a bailar conmigo e incluso se disputaban mis parejas " cuentan con dolor al ver en las terapias la significación de estas conductas perversas); d) Padre

"cuco" (ausente y que con su silencio marcaba aquello que nominaba la madre pero sin contacto afectivo con los hijos); e) Papa Noel que compensa todo con regalos pero el regalo y el don de la Palabra y la Ley no aparecía nunca; e) Padre autoritario en donde los permisos se digitaban desde castigos o dinero; f) Padre desconocido: " por favor no le digas eso a papa" fomentando los secretos familiares entre madre e hijo g) Padre inalcanzable: " no molestes a tu padre"; en donde entre un familiar y un hijo dejan a un costado una figura de autoridad en muchos casos con la aquiescencia de éste para que no lo molesten (indiferencia hacia el hijo); h)Padre invisible :" no está nunca" y en muchos casos tiene una "doble vida" con otra familia hasta que estalla el secreto y se desmorona todo un circuito familiar; i) Padre opositor : "No, no y no" es solo lo que se escucha distancia que marca el rechazo diario; j) Padre dictador: "acá el que manda soy yo"; Ley que se pervierte en el mundo familiar y marca la expulsión del hijo hacia un afuera que es un enigma; k) Padre huésped de hotel: "arréglate con tu madre"; distancia que marca la falta de encuentros y vínculos germen de patología.


Abraham: historia de un padre que no deseaba al hijo

La sabiduría talmúdica estudia la historia de Abraham como la de aquel que casi pierde a su hijo y lo recuperó. Abraham no podía tener un hijo -narra la historia bíblica- era viejo y Dios le dio esa bendición y así nació Isaac.

Hizo un banquete en la comunidad para demostrar y festejar la paternidad. Pero el hijo le era indiferente, no era tenido en cuenta; era una "cosa". Entonces Dios convoca a Abraham para que se desprenda de esa "cosa" llamada hijo. Ahí le suplico a Dios y le pidió no sacrificarlo. Dios permitió que viviera porque Abraham recordó que era Padre (recordar en latín es despertar). Despertó al descubrimiento de la paternidad y le ordenó sacrificar un carnero. ¿Porque un carnero? porque del cuerno del carnero se hacía un instrumento para despertar.

Lo hizo despertar de su letargia; quizás como a nosotros que sacrificamos a hijos abandonándolos.


El autor es Director General Gradiva - Rehabilitación en adicciones.


Si te gustó esta nota podés compartirla

Comentarios

Helueni