Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido
Internacionales

Con Putin y sin Biden, el G20 llama a la solución de dos Estados para resolver el conflicto en Gaza

La cumbre también le reclamó al presidente ruso, quien participó por primera vez, terminar con la guerra en Ucrania.

Los líderes del G20 reclamaron este miércoles por la solución de dos Estados para poner fin al conflicto entre Israel y el movimiento islamista palestino Hamas, en una cumbre virtual en la que también se instó a terminar con la guerra en Ucrania al aprovechar la participación del presidente ruso, Vladimir Putin, la primera en el grupo desde la invasión que lanzó su país en febrero del año pasado.

"El G20 está de acuerdo en la necesidad de resolver el problema entre Israel y Palestina mediante una solución de dos Estados", dijo el primer ministro indio, Narendra Modi, al cerrar la cita que tuvo dos grandes ausentes: el mandatario de Estados Unidos, Joe Biden, y su par de China, Xi Jinping.

El foro que reúne a las 20 principales economías propició el "diálogo y la diplomacia como la única vía para resolver los conflictos internacionales", sostuvo Modi, anfitrión de la cumbre que tuvo lugar a un mes de que India le pase a Brasil la presidencia rotativa.

En ese sentido, el líder brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, señaló que "el recrudecimiento del conflicto en Medio Oriente se suma a las múltiples crisis" que enfrenta al mundo.

Lula celebró el acuerdo anunciado entre Israel y Hamas para la liberación de rehenes a cambio de una tregua temporal y deseó que esto "allane el camino para una solución política duradera a este conflicto y para la reanudación del proceso de paz".

"A través del diálogo, debemos devolver al mundo al camino de la paz y la prosperidad", manifestó y anticipó que la presidencia de Brasil del G20 se centrará en la "reducción de las desigualdades".

"Tenemos que romper el círculo vicioso de la violencia y trabajar por una solución de dos Estados. Es la única manera de garantizar una paz duradera para los pueblos israelí y palestino como vecinos", dijo por su parte la titular de la Comisión Europa, Ursula von der Leyen, de acuerdo con un comunicado oficial.

"El mundo sigue viviendo muchas crisis y ha sido testigo de una escalada de destrucción y guerra, y de una negación flagrante del orden mundial basado en normas y de la arquitectura de paz existentes", manifestó la dirigente alemana.

En ese marco, le habló directamente a Putin por "su intento de borrar la nación soberana de Ucrania y causar inestabilidad regional. Si Rusia deja de luchar, la guerra habrá terminado".

Otro político europeo que le reclamó a Putin detener el conflicto fue el jefe de Gobierno alemán, Olaf Scholz.

"Lo insté a retirar sus tropas del territorio de Ucrania para que esta guerra termine por fin", declaró el canciller alemán durante una conferencia de prensa en Berlín junto a la primera ministra italiana Giorgia Meloni, consignó la agencia de noticias AFP.

La presencia de Putin en la cumbre virtual del G20 fue "sencilla" porque no tuvo que salir de Moscú, dijo Meloni, que también participó de la cita.

En su intervención, el líder del Kremlin manifestó que nunca se opuso a sostener negociaciones de paz con Kiev y responsabilizó directamente al mandatario ucraniano, Volodimir Zelenski, de impedir el diálogo.

"Rusia nunca ha rechazado las conversaciones de paz con Ucrania, no fue Rusia, sino Ucrania quien anunció públicamente que se retiraba del proceso de negociación", dijo Putin.

En su opinión, existe un doble estándar de las potencias occidentales a la hora de analizar la guerra en Ucrania y en la Franja de Gaza.

"La pérdida de vidas humanas no puede dejar de conmocionar, pero el sangriento golpe de Estado en Ucrania en 2014, seguido de la guerra del régimen de Kiev contra su propio pueblo en Donbass, ¿no es chocante?", interpeló el mandatario ruso.

"Y el exterminio de civiles en Palestina, ¿no es chocante? Y el hecho de que los médicos tengan que realizar cirugías en niños, operar con un bisturí en el cuerpo de menores sin anestesia, ¿no es chocante?", se preguntó también.

El jefe de Estado ruso volvió a cuestionar por qué no son chocantes las palabras del secretario general de la ONU, António Guterres, acerca de que la Franja de Gaza se ha convertido en "un enorme cementerio infantil".

"Las hostilidades siempre son una tragedia", dijo, al tiempo que subrayó que hay que "pensar en cómo detener esta tragedia".

La "guerra de agresión de Rusia" fue condenada "enérgicamente" también por el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, que clamó "una paz justa y duradera, basada en la Carta de las Naciones Unidas y en los principios de soberanía e integridad territorial".

El líder socialista también reiteró su condena a "los ataques terroristas perpetrados contra Israel del 7 de octubre" e insistió en "poner fin a la crisis humanitaria en Gaza", por lo que defendió también la solución de dos Estados y reiteró la propuesta española de una conferencia internacional de paz "lo antes posible", según un comunicado del Gobierno.

En la cumbre también intervino el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, que calificó como "desarrollo positivo" la pausa humanitaria de cuatro días en la Franja de Gaza y pidió normalizar la situación basándose en la fórmula de dos Estados.

"El pacto sobre la pausa humanitaria de cuatro días y el intercambio de rehenes, aunque de carácter limitado, es un desarrollo positivo. Esperamos que este paso contribuya a lograr un alto el fuego sostenido y, como resultado, un acuerdo de paz", declaró.

El acuerdo también fue celebrado por Guterres: "Se trata de un paso importante en la dirección correcta, pero aún queda mucho por hacer para poner fin al sufrimiento".

"Las Naciones Unidas movilizarán todas sus capacidades para apoyar la aplicación del acuerdo y maximizar su impacto positivo en la dramática situación humanitaria de Gaza", manifestó desde Santiago de Chile antes de visitar la Antártida para exponer los efectos del cambio climático.

l presidente argentino, Alberto Fernández, también celebró este miércoles "los avances en la negociación para lograr la liberación de rehenes y un alto el fuego" durante su exposición en la cumbre virtual.

En ese sentido, reclamó "la liberación de todos los rehenes que están cautivos en Gaza. Muchos de ellos son compatriotas argentinos secuestrados en Israel el 7 de octubre por Hamas".

El mandatario expresó su “preocupación por las terribles consecuencias del conflicto sobre las mujeres, los niños y las niñas y los civiles israelíes y palestinos”, y abogó por una “tregua humanitaria que permita la llegada de la ayuda internacional, que en parte es ayuda argentina”.

GUERRA EN MEDIO ORIENTE G-20 INTERNACIONAL

Comentarios

Te puede interesar

Teclas de acceso