Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido
Internacionales

La ONU condenó duramente el ataque ruso contra civiles en Odesa y la destrucción de su patrimonio cultural

Entre los monumentos afectados figura la Catedral de la Transfiguración, que fuera oportunamente restaurada en el año 2007.

Ante el avance imparable de las fuerzas del Kremlin en la guerra que Rusia lleva adelante contra Ucrania, las reacciones a nivel internacional no demoran en llegar; sobre todo cuando se dan ataques contra poblaciones civiles, afectando también el patrimonio histórico y cultural de las zonas bombardeadas.

Nadie permanece al margen, ni mucho menos insensible, a las atrocidades y la violencia sin final que caen sobre la nación invadida en Europa del Este desde febrero del año pasado. Con este marco, es que este domingo, el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, ha condenado abiertamente el ataque ruso contra la ciudad ucraniana de Odesa, que dejó un muerto y 22 heridos, incluidos cuatro menores, pero también causó daños en 25 monumentos arquitectónicos, patrimonio mundial de la Unesco.

Destacó en un comunicado que además del "terrible número de vidas civiles" que está cobrando la guerra, este "es otro ataque en un área protegida por la Convención del Patrimonio Mundial en violación de la Convención de La Haya de 1954 para la Protección de los Bienes Culturales en caso de Conflicto Armado".

Según su portavoz, Stéphane Dujarric, Guterres "está preocupado por la amenaza que esta guerra representa cada vez más para la cultura y el patrimonio de Ucrania". Recordó que desde el 24 de febrero de 2022, la Unesco ha verificado daños en 270 sitios culturales en Ucrania, incluidos 116 sitios religiosos.

Zonas que deberían estar protegidas

La Unesco por su parte censuró nuevamente a Rusia por sus ataques al centro histórico y alertó de que ataques intencionales de ese calado pueden considerarse "crimen de guerra". También indicó que en los próximos días enviará una misión para evaluar los destrozos.

Odesa ha sido esta semana escenario de los mayores bombardeos desde el inicio de la guerra y el ocurrido este domingo, en que se lanzaron misiles de precisión de largo alcance de emplazamiento terrestre y marítimo, causando daño a infraestructura y a la antigua catedral, en el centro de la ciudad, donde hubo un incendio.

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, prometió represalias contra el régimen ruso por el nuevo ataque a la ciudad portuaria. Odesa ha sido blanco de ataques masivos esta semana desde que el lunes Rusia abandonó la Iniciativa del Mar Negro que facilitaba las exportaciones de cereal ucraniano.

Guterres exhortó a la Federación de Rusia a cesar "de inmediato" todos los ataques contra civiles e infraestructura así como los ataques contra los bienes culturales protegidos.

GUERRA EN EUROPA

Comentarios

Te puede interesar

Teclas de acceso