Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido
Policiales JUSTICIA

El ex juez Walter Sinesio Moreno tiene salidas transitorias

Sobre el ex magistrado que prestaba servicios en Villa Unión pesa una pena de prisión perpetua por el crimen de Jorge Ormeño.

A pocos días de haberse cumplido 19 años de la desaparición de la turista suiza Annagreth Wurgler, la turista desaparecida entre Villa Unión y Pagancillo en 2004, el gran caso que tuvo antes de Ormeño, el exjuez Walter Sinesio Moreno, condenado a prisión perpetua por el crimen de su amigo en la ciudad donde prestaba servicios, fue beneficiado con la semilibertad, es decir, podrá hacer uso de salidas transitorias desde el Servicio Penitenciario Provincial.

La noticia se conoció este viernes al mediodía, y el fallo indica que, el juez a cargo decidió hacer lugar al pedido de Salidas Transitorias para ir a trabajar en una oficina de calle Urquiza de la Capital, de lunes a viernes de 08.00 a 13.00 horas, y de 17.00 a 20.00 horas con las franquicias horarias correspondientes de treinta minutos, tanto del egreso como al ingreso al establecimiento penitenciario.

Además, se hizo lugar al pedido de “descanso semanal” a favor del interno penado y alojado en el Servicio Penitenciario, Walter Sinesio Moreno, el segundo y cuarto domingo de cada mes en los horarios de 09.00 a 16.00 hs., para alojarse en el domicilio de su amigo Antonio Barrera, domiciliado en Calle Proyectada S/Nº del Barrio Nueva Esperanza de la Capital riojana.

Entre otras cuestiones, Moreno deberá por orden del juez, abstenerse de ingerir de bebidas alcohólicas y consumir sustancias estupefacientes y/o psicotrópicas sin prescripción médica; No concurrir a lugares de expendio exclusivo de bebidas alcohólicas; No concurrir a lugares o frecuentar personas que puedan entorpecer su debida reinserción social; No cometer delitos.

En caso de que se inicie proceso judicial ante la posible comisión de un delito, ello importará la suspensión total y automática del beneficio y la fijación, de oficio, de una audiencia en los tribunales en la primera oportunidad posible;

Además, no podrá tener ni portar armas; No conducir vehículos motorizados sin la debida autorización legal.

Protección a la familia Ormeño

Entre las pautas para las salidas transitorias, el exjuez deberá abstenerse de mantener contacto alguno con la víctima de delito, familiar y allegados a ella, estableciéndose una restricción de cuatrocientos (400) metros, asimismo en caso de concurrencia o encuentro casual en la vía pública con aquellos, la obligación de no entablar comunicación alguna en persona ni por ningún medio o red social y mantenerse alejado de ellos a una distancia mínima de cien metros del lugar en donde se encontraren-

Tampoco podrá comunicarse mediante ninguna red social de las comúnmente conocidas por todos, como Facebook, Twitter, Instagram, Whatsapp, Messenger, entre otra.

Y una vez concluida la Salida Transitoria, deberá presentarse en el Servicio Penitenciario Provincial.

El crimen del amigo del juez

El miércoles 9 de abril de 2008, la camioneta Ford Ranger del vendedor de autos Jorge Ormeño apareció en el fondo de un barranco de 10 metros de profundidad en un paraje llamado Zanja de la Viuda, ubicado entre Villa Unión y la localidad de Guandacol. El cuerpo estaba muy golpeado y las manos atadas. Lo habían rociado con nafta. Si la intención había sido quemarlo vivo o quemar el cadáver, no se logró. El forense, Juan Carlos Sánchez, hizo la autopsia y determinó que uno entre tantos golpes, propinado en la base del cráneo, fue la causa de la muerte.

La jurisdicción para investigar este asesinato era del juez de Villa Unión, es decir de su señoría Walter Sinesio Moreno. Y en pocos días, su señoría llevó tranquilidad a la población presentando el caso resuelto. Mandó detener a una examante de Ormeño, Edith Catalina Casas, y a dos viajantes de comercio, Jorge Díaz y Héctor Bernardo Fabián. En horas, el doctor Moreno concluyó que, a causa de una crisis sentimental, Edith había encargado a los vendedores que eliminasen a Ormeño. Y que éstos lo tiraron por el barranco de Zanja de la Viuda con camioneta y todo. Punto final. Caso resuelto.

Pero había algo que a la mujer de Ormeño, María de las Mercedes Chitarroni, le daba vueltas en la cabeza. Ese miércoles 9 de abril, su marido había recibido una llamada de su señoría a las 8 de la noche. El juez le pedía que fuera a los tribunales por negocios pendientes.

Un juego de llaves fue encontrado en la camioneta Ranger del vendedor de autos. Como corresponde, fue llevado al juzgado para su resguardo como evidencia pero apareció en el techo de una pensión donde paraba uno de los vendedores ambulantes detenidos por el caso. Además, un llamado del juez a su yerno, Jorge Sosa, reveló que su señoría le había encargado que buscase dos testigos que dijeran haber visto la camioneta de Ormeño frente a la casa de su examante, Edith Casas.

A los golpes, sacaron a Ormeño del juzgado, acaso inconsciente. Con guantes de látex y cinta que su señoría le había comprado personalmente a Yolanda Chanampa, farmacéutica de Villa Unión, llevaron a Ormeño al río sin nombre que está a pocos metros del kilómetro 3754 de la ruta 40, en el trayecto Guandacol-Villa Unión. Ahí, le pegaron tanto que murió. En ese mismo lugar, dejaron abandonados los guantes y la cinta. Pusieron el cuerpo de Ormeño al volante de su camioneta Ranger y rociaron el cadáver con la nafta que su señoría había comprado poco antes. Estaban en el barranco de Zanja de la Viuda.

Cuando hubo que empujar la camioneta para que se despeñara, él mismo lo hizo junto con el exgendarme Barrios, el de los “trabajitos especiales”.

De acuerdo con los registros de la antena ubicada en Villa Unión, las llamadas realizadas desde el número 03825-15415551 de su señoría, entre las 00.00 y las 03.41 del 9 de abril, lo ubicaban en el centro de Villa Unión. Desde la 03.47 hasta la 03.56, estaba en las cercanías de la antena de Agua del Medio. Esta zona comprende el río sin nombre donde fue golpeado Ormeño hasta morir, ubicado a escasos metros pasando el kilómetro 3754 en la ruta 40, en el camino Guandacol-Villa Unión y el Paraje Pampa de la Viuda.

El 21 de abril, el juez Alfredo Ramos liberó a los dos viajantes de comercio y a Edith Catalina Casas. La orden de captura contra su señoría ya estaba vigente. Walter Moreno recorrió centenares de kilómetros ese día. Primero, fue a la casa de sus padres en Chamical y de ahí viajó a Chilecito a ver a sus abogados. Finalmente, se estableció en la ciudad de La Rioja, en el hotel Imperial, a esperar a los policías que iban a detenerlo. Lo hicieron a las 23.30.

El propio Moreno se encargó de ensuciar a Ormeño. Dijo que su amigo estaba ligado al tráfico de drogas y a la trata de personas, relacionándolo indirectamente con la desaparición de la suiza. Nada se sacó en limpio de estas acusaciones, al contrario, todo quedó mas turbio que antes. Meses después de estos episodios, una versión procedente de allegados a Ormeño (como si fuese una devolución de favores) decía que el cadáver de Annagreth estaba enterrado en la casa de su señoría. La casa fue allanada pero no se encontró nada.

Walter Sinesio Moreno, el policía Narváez y el exgendarme Barrios fueron condenados a prisión perpetua en junio de 2009 por el crimen de Jorge Ormeño. El policía Rodríguez recibió 11 años y 8 meses. El fallo está firme.

PRISIÓN PERPETUA SEMILIBERTAD WALTER SINESIO MORENO JUSTICIA

Comentarios

Te puede interesar

Teclas de acceso