Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido
Policiales

Salvaje femicidio en Tucumán: mató a su novia y luego se suicidó arrojándose desde un décimo piso

El crimen se produjo en los primeros minutos de la madrugada del sábado en el edificio situado en General Paz al 100, del barrio Sur, en la capital tucumana, que alquilaba la víctima, identificada como María Sol González.

Salvaje femicidio en Tucumán. Una joven de 23 años fue asesinada por su novio de la misma edad, en su departamento del décimo piso de un edificio de la capital, desde el cual el femicida se arrojó para quitarse la vida.

El crimen se produjo en los primeros minutos de la madrugada del sábado en el edificio situado en General Paz al 100, del barrio Sur, en la capital tucumana, que alquilaba la víctima, identificada como María Sol González.

El cuerpo de la joven fue encontrado ensangrentado en la bañera del departamento poco después que su novio, Santiago Agustín Moya, se quitara la vida al arrojarse por el balcón del inmueble. Poco antes de las 0:30, el hermano de la chica recibió un mensaje de una amiga, que aseguró que había sido contactado por Moya, en la que pedía perdón y mostraba fotos el cuerpo ensangrentado de la joven.

Qué se sabe del caso

Según el Canal 10 local, el hermano de María Sol acudió enseguida al edificio, donde tuvo que pedir llaves a un vecino para ingresar al departamento por un balcón colindante y se encontró con Moya en el balcón, quien al verlo se tiró al vacío para quitarse la vida.

Finalmente, el hermano de María Sol entró al departamento y se encontró con el cuerpo de la joven, con signos de haber recibido violencia.

El cadáver de la chica iba a ser sometido a una autopsia para determinar las causas de su muerte, mientras que el caso comenzó a ser investigado por el fiscal Carlos Sale, titular la Unidad de Homicidios II.

En septiembre pasado, otro femicidio conmovió la provincia, cuando Belén Saravia, de 26 años, fue asesinada de un disparo en la cabeza por su exnovio mientras entrenaba en un gimnasio.

La joven había denunciado por violencia de género al femicida, Cristian Allende, de 36 años, a quien le dictaron una restricción de acercamiento. Tras cometer el crimen, Allende se dirigió a un cuartel abandonado, que en el pasado funcionó como campo clandestino de detención, y se suicidó con la misma arma.

VIOLENCIA DE GENERO FEMICIDIO TUCUMAN POLICIALES

Comentarios

Te puede interesar

Teclas de acceso