Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido
Política

Se cumplen 20 años de la asunción de Néstor Kirchner

Con los ecos de la reciente crisis de 2001, el patagónico llegó a la Presidencia de la Nación en un tiempo convulsionado. Ejerció el mandato hasta 2007, cuando le entregó el poder a su esposa, Cristina Fernández.

El 25 de mayo de 2003, el hasta entonces gobernador de Santa Cruz, Néstor Carlos Kirchner, recibió de manos del presidente Eduardo Duhalde los atributos del mando para asumir la primera magistratura de la Nación.

El patagónico ganó la elección luego de que quedara sin efecto el ballotage, porque quien había salido primero, Carlos Menem (que buscaba su tercera presidencia) se retiró de la contienda electoral.

La fecha elegida para asumir no era la habitual desde el retorno de la democracia, ya que por efecto de la crisis de 2001, que empujó al radical Fernando De la Rúa a la dimisión, había tenido que asumir Eduardo Duhalde elegido por la Asamblea legislativa, luego del recordado raid de cinco presidentes en dos semanas.

Llegada al poder

Néstor Carlos Kirchner asumía la Presidencia de una Argentina atravesada por una profunda crisis socioeconómica, caracterizada por altos niveles de endeudamiento, una acentuada desocupación y una institucionalidad cuestionada como consecuencia de los efectos del estallido social de diciembre de 2001 que produjo la caída de Fernando De La Rúa y la dificultosa transición de gobierno que condujo Eduardo Duhalde.

Tras salir segundo en la primera vuelta electoral, junto a Daniel Scioli, la decisión de Carlos Menem de no presentarse a un ballotage convirtió al patagónico en presidente.

Luego de una seguidilla de cinco presidentes que se sucedieron en menos de 15 días, Duhalde asumió la jefatura del Estado tras ser elegido por una Asamblea Legislativa que le confirió el mandato de concluir el período iniciado por De La Rúa, que debía terminar el 10 de diciembre de 2003.

El contexto era complicado. Además de la crisis económica, la represión a organizaciones piqueteras que intentaban cortar el puente Pueyrredón que une la Capital Federal con el partido bonaerense de Avellaneda, el 26 de junio de 2002, desembocó en los asesinatos de los dirigentes sociales Maximiliano Kosteki y Darío Santillán a manos de la Policía de la provincia de Buenos Aires.

El impacto de esos crímenes y la consigna “que se vayan todos” precipitó el traspaso del poder a un presidente electo por la voluntad popular.

El llamado de Kichner

Al asumir el cargo, el abogado sureño que inesperadamente llegó a la presidencia dio un discurso en el que trazó los lineamientos de lo que sería su mandato.

“Pensamos el mundo en argentino, desde un modelo propio. Este proyecto nacional convoca a todos y cada uno de los ciudadanos argentinos, por encima y por fuera de los alineamientos partidarios. A poner mano a la obra de refundar la patria, sabemos que estamos ante un final de época, atrás quedó el tiempo de los líderes predestinados, los fundamentalistas, los mesiánicos. La Argentina contemporánea se deberá reconocer y refundar en la integración de equipos y grupos orgánicos con capacidad para la convocatoria transversal, el respeto por la diversidad y el cumplimiento de objetivos comunes. Tenemos testimonio de gestión y resultados, somos parte de esta nueva generación de argentinos que en forma abierta y convocante desde la propuesta de un modelo argentino de producción, trabajo y crecimiento sustentable llama al conjunto social para sumar no para dividir, para avanzar y no para retroceder, para ayudarnos mutuamente a construir una Argentina que nos contenga y nos exprese como ciudadanos. Convocamos al trabajo, al esfuerzo, a la creatividad para que nos hagamos cargo de nuestro futuro, para que concretemos los cambios necesarios, para que concretemos un país en serio, un país normal con esperanza y con optimismo.”

En 2007, Kirchner le entregó la Presidencia a su esposa, Cristina Fernández, quien ejerció el poder durante dos mandatos, hasta 2015 y, más adelante accedería a la vicepresidencia, que todavía ocupa, junto a Alberto Fernández.

Néstor Kirchner falleció el 27 de octubre de 2010, en El Calafate, provincia de Santa Cruz, a causa de un paro cardio rrespiratorio.

ANIVERSARIO

Comentarios

Te puede interesar

Teclas de acceso