Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido
1591 Cultura + Espectáculos VITIVINICULTURA

Javier Collovati: creador de vinos

Javier Collovati es el hombre tras su propia marca y el gran creador de los vinos Valle de la Puerta, enólogo por excelencia y mérito, apasionado por el fruto que da vida al vino.
Sara González

Por Sara González

Dueño de una personalidad algo tímida, talentoso y dedicado plenamente a su pasión. Preparado y capacitado para dar vida a prestigiosos vinos. Sus modos siempre correctos, afables y cordiales. Amablemente sonríe con calidez cuando recibe elogios, expresa su pasión hacia el vino de forma única y distinguida, desde el privilegiado lugar de haber nacido en cuna de productores vitivinícolas. Javier Collovati lleva adelante una carrera con trayectoria impecable, altamente competente en el mundo del Vino, coherente con sus valores a la hora de tomar decisiones y encarar nuevos proyectos. Comprometido con el cuidado y preservación del medioambiente, un profesional con ideas claras, definidas y posibles a la hora de proyectar objetivo como winemaker de Valle de la Puerta (VDLP).

BAJO LA MIRADA DE SU ABUELO

Nació en Chilecito, entrelazado al trabajo de finca bajo la mirada y el amor de su abuelo, Severino Collovati. Criado en el terruño de la vid, a sus infantiles 6 años comenzó a participar de la fabricación del vino patero. En aquellos años, “mi primer contacto con el vino patero fue pisando la uva con los pies, ayudando a mi abuelo a hacer su vino”. Su profundo amor y gran referente desde su primera infancia fue su abuelo. Relata con admiración cuánto aprendió del desempeño de su abuelo en el campo, nació amando la tierra y su producción. “En el año 1996 realicé mis primeros vino, en la enorme olla de mi abuela, un Syrah y un Torrontés. Fueron mis primeros vinos”.

LA VID, ESA RAÍZ

Si bien Javier Collovati sintió una particular atracción hacia la computación, y disfrutaba reparándo esas máquinas, decidió formarse en la carrera de Ingeniería Agrónoma. De esta manera comenzó encontrándose con la vid desde sus procesos iniciales, hasta su objetivo final llegando a nacer como vinos. El destino tenía diseñado un camino seguro que lo llevó a formar parte de Valle de la Puerta, incluso antes de recibirse como Ingeniero.

Conoció a Julián Clusellas, CEO de VDLP, con el fin de reparar computadoras, sin embargo al poco tiempo comenzó a trabajar en la finca. Su trabajo en el campo se desarrolló en el análisis del suelo, fenología de frutales, entre otras actividades ligadas a su profesión. Más adelante tras comenzar el desarrollo del vino VDLP contrata diferentes enólogos para el trabajo. Finalmente toma el lugar como Winemaker, y comienza el camino de los vinos con VDLP. Bajo su propia marca y con su apellido, llevó a cabo la elaboración de los Malbec, Corbeau, Noir, Blend Severino y Torrontés. Más de 25 años dentro del equipo que conforma VDLP, el Ingeniero Collovati se desempeña además como Gerente, Winemaker y sobre todo buscando con la restauración de la naturaleza a través de una huella verde y sustentable.

CON UN CAMINO TRAZADO CASI A TU MEDIDA, UN PRESENTE EXITOSO, BASADO EN EL TRABAJO Y EL MÉRITO DE TODO LO REALIZADO, ¿QUÉ REPRESENTA EL VINO EN TU VIDA?

Es parte de mi vida, es una pasión y lo más gratificante de todo es poder ver las uvas crecer, madurar y luego convertirlas en vino, ver sus cambios, cómo evolucionan año a año. Lo mejor es saber que se puede mejorar y obtener mejores vinos año tras año. Para mí el vino es una forma de vivir.

CON MÁS DE CINCUENTA PREMIACIONES Y RECONOCIMIENTOS A LO LARGO DE VEINTE AÑOS CON VINOS VDLP HAN LOGRADO UNA IMPRONTA PROPIA EN EL MERCADO. BAJO TU MIRADA ¿CUÁNTO HA CRECIDO VDLP?

Nuestra primera elaboración fue en el año 2002 pero recién salimos al mercado en el 2003, por lo que llevamos veinte años con la marca Valle de la Puerta. Podría decirse que recién hace cuatro años notamos el reconocimiento a nivel nacional, ya que al ser una bodega del interior de La Rioja genera más dificultadas a la hora de obtener reconocimiento. No obstante en nuestra Provincia fue inmediato el reconocimiento. El chileciteño siente como propia esta bodega, esa condición es nuestra mayor satisfacción, que sientan como propio cada logro que VDLP trae a Chilecito.

EN ESTE PUNTO REFLEXIVO ES CASI UNA PREGUNTA PREDECIBLE… ¿CUÁNTO CAMINO QUEDA POR DELANTE CON LA BODEGA VDLP?

Queda mucho camino por recorrer y mucho por hacer, desarrollar nuevos vinos, nuevas experiencias para los turistas y ahora concentrados y embarcados en tener un planeta sostenible; esto claramente determina mucho trabajo por delante. Pero estoy convencido del potencial que tiene nuestra tierra, las fincas y por ende el trabajo se debe enfocar en seguir creciendo.

ENTREGADO A SU PASIÓN

Una anécdota para recordar y dejar plasmada entre las muchas historias que guardan los años de VDLP, la relata con simpatía peculiar el Winemaker Collovati. Él se encontraba en una exposición de vinos, específicamente para médicos, comienza a desplegar su monólogo enológico y presentando los vinos, cuando uno de los médicos interrumpe en medio de la misma y lo interpela de forma incrédula, expresando una opción trillada incluso a nivel internacional: “Este vino lo trajeron de Mendoza”, dijo el médico. Con paciencia ejercitada, el Ingeniero Collovati respondió a esa afirmación y sostuvo defendiendo la calidad de sus vinos frente al médico. “Ellos estaban convencidos que en nuestra Provincia solo se hacían vinos blancos y en damajuanas. No podían creer el sabor de nuestros vinos en boca”.

Una simple pero clara muestra del trabajo que significó posicionar una marca, con sus diferentes vinos identificados con varietales de alta calidad organoléptica. No obstante continúa siendo un desafío dejar una huella en el mercado y en el mundo desde muchos aspectos.

Javier Collovati es un referente para Chilecito y la Provincia. Dentro del mundo vitivinícola ha dejado huellas y sigue construyendo una marca indeleble. Ha empezado a crecer sin dejar de pertenecer al mismo lugar que lo identifica, fiel a sus raíces y tradiciones, lo que hacen de él un particular amante de la producción de uvas, lo que le da un complemento ideal en el trabajo enológico. El afecto de sus pares y el compañerismo que ha logrado es admirable. Habla de una persona con grandes valores, nobleza y respeto genuino hacia el trabajo de sus colegas. Los gestos amistosos de diferentes enólogos de Chilecito, dan claras muestras del gran ser humano que Javier Collovati lleva en su esencia. Un profesional que representa a La Rioja, trabaja por un desarrollo sostenido de la producción vitivinícola, entregado a su pasión por el vino. Defensor de la naturaleza, admirador de los paisajes majestuosos del Famatina.

Javier Collovati, embajador del vino riojano.

VITIVINICULTURA

Comentarios

Teclas de acceso