Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido
1591 Cultura + Espectáculos REFLEXIONES

La Queja

El quejoso vive reclamando pero no se da cuenta de que con su actitud aleja a la gente. A nadie le agrada estar cerca de alguien que siempre un motivo para estar mal y quejarse.
Lic. Bernardo Stamateas

Por Lic. Bernardo Stamateas

Parecería que a ciertas personas nada les viene bien. Si sale el sol, les molesta; y si llueve, también. Buscan permanentemente algo a su alrededor por lo cual quejarse y tienen la creencia de que el mundo entero está en contra de ellos.

El quejoso siempre encuentra una razón para quejarse.

La queja es en realidad una forma de lamento que expresa disgusto. El quejoso vive reclamando pero no se da cuenta de que con su actitud aleja a la gente. A nadie le agrada estar cerca de alguien que siempre un motivo para estar mal y quejarse.

Muy probablemente la persona que se queja todo el tiempo haya sido lastimada y haya experimentado injusticias pero jamás resolverá nada con esta actitud y, sin darse cuenta, desarrollará la “mente de langosta” que consiste en:

• Lamentarse todo el tiempo.

• Tener problemas con todo el mundo.

• Creer que todo es difícil, o imposible, de lograr.

La queja, cuando se convierte en un hábito, no solamente genera insatisfacción sino que, además, puede llegar a enfermarnos a nivel emocional y físico. Esto se debe a que la persona reprime sus broncas, que quedan encapsuladas en su cuerpo, y vive molesta con quienes la rodean.

La queja conduce a percibir todo de manera negativa y no nos permite enfocarnos en lo bueno que la vida tiene para ofrecernos. Por eso, el quejoso suele repetir frases como: “no puedo”, “no me dejan”, “es muy difícil”, “no tengo”. En el fondo, desconoce el potencial ilimitado que porta en su interior.

¿Es posible ser libre de la queja? ¡Claro que sí!

Para lograrlo, es necesario tener en claro que nuestros pensamientos determinan nuestras acciones y los resultados que obtenemos de ellas. Aquel que tiene mente de langosta, en primer lugar, no se lleva bien consigo mismo, no se acepta, no se conoce, no se ama.

La queja es una alarma que nos indica que tenemos que prestarnos atención a nosotros mismos y cortar el “parloteo mental” constante que nos aleja de quienes en verdad somos y del valor que poseemos. El primer paso hacia la libertad es cambiar nuestra forma de pensar, de percibirnos y de percibir el mundo.

EL AUTOR. Nacido en el barrio porteño de Floresta y de ascendencia griega, BERNARDO STAMATEAS tiene habilidad para el ajedrez, el clarinete y el saxofón. Luego de cursar la secundaria en los colegios Larroque y Mariano Moreno, estudió Licenciatura en Psicología en la Universidad Kennedy. Es Sexólogo Clínico. Hace dos años que es Doctor en Psicología, recibido en la Universidad del Salvador, Buenos Aires. Es Pastor de la Iglesia Bautista Ministerio Presencia de Dios, en el barrio de Caballito, Ciudad de Buenos Aires. Destacado escritor y conferencista a nivel nacional e internacional, recorrió seis veces el territorio argentino gracias a sus conferencias. Instagram @berstamateas // facebook.com/bernardostamateas // Live 9 p.m. todos los miércoles.

REFLEXIONES

Comentarios

Teclas de acceso