Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido
1591 Cultura + Espectáculos REFLEXIONES

No edites los recuerdos tristes

Se le suele aconsejar a alguien que está atravesando un duelo que se distraiga o piense en otra cosa, pero en realidad, lo mejor es recordar lo sucedido para que la persona no lo edite y el recuerdo se potencie.
Bernardo Stamateas

Por Bernardo Stamateas

Cuando tu mente edita un recuerdo doloroso y lo guarda, lo entierra, ese recuerdo termina teniendo más poder. Si sufriste un robo, un secuestro o un abuso, es probable que no quieras recordarlo por la angustia que te genera, pero al no resolver el recuerdo, este se guarda y se vuelve más fuerte. Por esa razón, permitite recordar las experiencias tristes que hayas pasado.

Se le suele aconsejar a alguien que está atravesando un duelo que se distraiga o piense en otra cosa, pero en realidad, lo mejor es recordar lo sucedido para que la persona no lo edite y el recuerdo se potencie. El Lic. Nardone, un terapeuta italiano que revolucionó el campo de la psicoterapia en el mundo, les daba a los pacientes que habían sufrido algún trauma la siguiente tarea: “Anotá en un cuaderno todos los días y durante media hora el recuerdo de ese trauma con lujo de detalles. Hacé esto durante diez días”. En los primeros días los pacientes lloraron como nunca, pero al pasar el tiempo notaron que ese recuerdo ya no tenía tanto poder y que el dolor había desaparecido. Este terapeuta descubrió que si enfrentás ese recuerdo y lo traés voluntariamente a tu memoria, lo podés empezar a controlar y gastar.

Por ello es necesario transformar los recuerdos tristes en aprendizaje. No alcanza con recordar y gastar la emoción, necesitamos aprender algo de esa situación adversa. Detrás de todos tus recuerdos tristes hay un recuerdo lindo que va a nacer, una enseñanza que te marcará; es decir que de cada recuerdo triste del que aprendas es una llave que abrirá una puerta a nuevas oportunidades. Hasta que no aprendas algo de ese recuerdo triste, no vas a poder tomar la llave, no lo olvides.

Ahora bien, ¿qué pasa cuando ese recuerdo te vuelve de manera recurrente pese a que ya aprendiste algo?

Cada vez que un recuerdo triste vuelva a tu mente es porque todavía hay más llaves que podés obtener. Una vez que hayas sacado todo el aprendizaje de ese recuerdo, ya no tendrá poder sobre tu vida. No reniegues o busques distraerte si algún recuerdo negativo vuelve. Por el contrario, decí: “Me voy a sentar a analizar qué es lo que me queda por aprender”. No les temamos a los recuerdos de situaciones tristes vividas, ni luchemos contra ellos porque, si adoptamos una actitud de flexibilidad y apertura, ellos pueden convertirse en nuestros aliados que nos ayuden a aprender, crecer y avanzar en la vida.

EL AUTOR

NACIDO EN EL BARRIO PORTEÑO DE FLORESTA Y DE ASCENDENCIA GRIEGA, BERNARDO STAMATEAS TIENE HABILIDAD PARA EL AJEDREZ, EL CLARINETE Y EL SAXOFÓN. LUEGO DE CURSAR LA SECUNDARIA EN LOS COLEGIOS LARROQUE Y MARIANO MORENO, ESTUDIÓ LICENCIATURA EN PSICOLOGÍA EN LA UNIVERSIDAD KENNEDY. ES SEXÓLOGO CLÍNICO. HACE DOS AÑOS QUE ES DOCTOR EN PSICOLOGÍA, RECIBIDO EN LA UNIVERSIDAD DEL SALVADOR, BUENOS AIRES. ES PASTOR DE LA IGLESIA BAUTISTA MINISTERIO PRESENCIA DE DIOS, EN EL BARRIO DE CABALLITO, CIUDAD DE BUENOS AIRES. DESTACADO ESCRITOR Y CONFERENCISTA A NIVEL NACIONAL E INTERNACIONAL, RECORRIÓ SEIS VECES EL TERRITORIO ARGENTINO GRACIAS A SUS CONFERENCIAS. INSTAGRAM @BERSTAMATEAS // FACEBOOK.COM/BERNARDOSTAMATEAS // LIVE 9 P.M. TODOS LOS MIÉRCOLES.

REFLEXIONES

Comentarios

Teclas de acceso