Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido
1591 Cultura + Espectáculos REFLEXIONES

¿Qué hacer cuando el dolor nos atraviesa?

No es posible superar una dificultad sin aprender algo de ella. Si no lo hacemos, seguramente, la vida volverá a traernos las mismas circunstancias para que, esta vez, recibamos su enseñanza.
Bernardo Stamateas

Por Bernardo Stamateas

El dolor es una parte ineludible de la vida, y a todos nos toca atravesarlo en algún momento. En realidad, este se encuentra presente desde el día que venimos al mundo; y continúa, en mayor o menor medida, hasta que nos vamos de aquí. Pero también es cierto que todos, sin excepción, podemos elegir ser felices, o no, a pesar de que exista sufrimiento en nuestra vida. ¿Se puede experimentar dolor emocional y, a la vez, ser feliz? La respuesta es sí. Pero, para que ello suceda, tenemos que preguntarnos lo siguiente:

¿Qué es lo que puedo aprender de esta situación dolorosa?

No es posible superar una dificultad sin aprender algo de ella. Si no lo hacemos, seguramente, la vida volverá a traernos las mismas circunstancias para que, esta vez, recibamos su enseñanza. Es por ello que siempre deberíamos entregarnos al mensaje que una vivencia nos viene a traer. Aunque duela. Y suele ocurrir que, durante épocas de dolor y adversidad, uno descubra su propia fortaleza y capacidades que no sabía que tenía. A nadie le gusta atravesar por una dificultad o una circunstancia difícil, pero la buena noticia es que podemos hacerlo aprendiendo internamente algo que nos ayude a convertirnos en mejores personas.

Estas son tres imágenes con las que podemos comparar el dolor de las pruebas:

1. Una relación renovada con uno mismo

2. Una sala de espera

3. Un trozo que se rompió y ahora sirve para servir a otros.

En las dificultades de la vida, no huyamos de nosotros mismos. Seamos nuestros mejores amigos. Aunque parezca que nada sucede como en la sala de espera, y no dejemos de preguntarnos “¿por qué a mí?”, estamos fortaleciendo (sanando) ese trozo de uno que se rompió, y tanto dolió, para luego acompañar a otros a atravesar lo mismo.

Corrie ten Boom, una escritora neerlandesa que estuvo en un campo de concentración nazi, fue capaz de perdonar a los asesinos de su familia, para dedicarse más adelante a apoyar a otros en su dolor. Ella transformó su sufrimiento en un don. Nosotros podemos hacer lo mismo.

EL AUTOR

NACIDO EN EL BARRIO PORTEÑO DE FLORESTA Y DE ASCENDENCIA GRIEGA, BERNARDO STAMATEAS TIENE HABILIDAD PARA EL AJEDREZ, EL CLARINETE Y EL SAXOFÓN. LUEGO DE CURSAR LA SECUNDARIA EN LOS COLEGIOS LARROQUE Y MARIANO MORENO, ESTUDIÓ LICENCIATURA EN PSICOLOGÍA EN LA UNIVERSIDAD KENNEDY. ES SEXÓLOGO CLÍNICO. HACE DOS AÑOS QUE ES DOCTOR EN PSICOLOGÍA, RECIBIDO EN LA UNIVERSIDAD DEL SALVADOR, BUENOS AIRES. ES PASTOR DE LA IGLESIA BAUTISTA MINISTERIO PRESENCIA DE DIOS, EN EL BARRIO DE CABALLITO, CIUDAD DE BUENOS AIRES. DESTACADO ESCRITOR Y CONFERENCISTA A NIVEL NACIONAL E INTERNACIONAL, RECORRIÓ SEIS VECES EL TERRITORIO ARGENTINO GRACIAS A SUS CONFERENCIAS. INSTAGRAM @BERSTAMATEAS // FACEBOOK.COM/BERNARDOSTAMATEAS // LIVE 9 P.M. TODOS LOS MIÉRCOLES.

REFLEXIONES

Comentarios

Teclas de acceso