Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido
1591 Cultura + Espectáculos REFLEXIONES

Un problema, una posibilidad de crecimiento

Las personas funcionamos con estabilidad. Uno se compra la casa, o consigue el empleo de sus sueños, y se estabiliza. Es decir, que ingresa en la rutina, en una especia de “piloto automático”. Y es ahí donde el problema viene a quebrar dicha estabilidad.
Bernardo Stamateas

Por Bernardo Stamateas

Todos los seres humanos experimentamos problemas en el transcurso de nuestra vida. Algunos les temen y hacen todo lo posible por evitar enfrentarlos y resolverlos. La razón para ello es que la mayoría de nosotros ignoramos que un problema en muchas ocasiones es un pasaporte al crecimiento y no un obstáculo en el camino. Toda dificultad que surge debería llevarnos a crecer y avanzar.

Las personas funcionamos con estabilidad. Uno se compra la casa, o consigue el empleo de sus sueños, y se estabiliza. Es decir, que ingresa en la rutina, en una especia de “piloto automático”. Y es ahí donde el problema viene a quebrar dicha estabilidad. Los problemas son, en realidad, despertadores o rompedores de la homeóstasis o el equilibrio. Como todos nosotros tendemos al equilibrio, necesitamos de vez en cuando una situación difícil que requiera de nuestra atención y dedicación que nos sacuda el equilibrio en el que solemos caer.

Muchas personas mantienen lo que tienen pero no crecen. Si por ejemplo, yo tengo un negocio que funciona bien y me genera un buen ingreso, muy probablemente durante años no realice ningún cambio, ninguna mejora, ninguna innovación. En ese caso, estoy manteniendo lo que tengo y todo lo que se mantiene con el tiempo en muchas ocasiones se termina perdiendo.

Si en el dibujo de la curva de crecimiento, en cualquier área que sea, crecemos, crecemos y crecemos pero hay un momento de meseta en el que empezamos a decrecer, seguramente vamos a perder. La gente pierde salud, dinero, relaciones, paz interior, etc. Es precisamente cuando decrecemos que viene el problema pero este nos conduce a volver a crecer.

Lo ideal es no crecer solo cuando aparecen las dificultades sino además cuando estamos creciendo. Siempre podemos hacer algo para avanzar, sin esperar el problema que nos haga crecer. ¡Sé proactivo y transformá cada problema en crecimiento!

Todo se puede mejorar, incluso, lo que funciona bien. El reactivo solamente crece con los problemas pero el proactivo sale a conquistar y nadie lo detiene.

EL AUTOR

NACIDO EN EL BARRIO PORTEÑO DE FLORESTA Y DE ASCENDENCIA GRIEGA, BERNARDO STAMATEAS TIENE HABILIDAD PARA EL AJEDREZ, EL CLARINETE Y EL SAXOFÓN. LUEGO DE CURSAR LA SECUNDARIA EN LOS COLEGIOS LARROQUE Y MARIANO MORENO, ESTUDIÓ LICENCIATURA EN PSICOLOGÍA EN LA UNIVERSIDAD KENNEDY. ES SEXÓLOGO CLÍNICO. HACE DOS AÑOS QUE ES DOCTOR EN PSICOLOGÍA, RECIBIDO EN LA UNIVERSIDAD DEL SALVADOR, BUENOS AIRES. ES PASTOR DE LA IGLESIA BAUTISTA MINISTERIO PRESENCIA DE DIOS, EN EL BARRIO DE CABALLITO, CIUDAD DE BUENOS AIRES. DESTACADO ESCRITOR Y CONFERENCISTA A NIVEL NACIONAL E INTERNACIONAL, RECORRIÓ SEIS VECES EL TERRITORIO ARGENTINO GRACIAS A SUS CONFERENCIAS. INSTAGRAM @BERSTAMATEAS // FACEBOOK.COM/BERNARDOSTAMATEAS // LIVE 9 P.M. TODOS LOS MIÉRCOLES.

REFLEXIONES

Comentarios

Teclas de acceso