Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido
Sociedad SÍNODO

El obispo Braida se entrevistó con el Papa en el Vaticano

“Me acerqué a saludar al Papa Francisco, le dí los saludos de la Diócesis”, informó Monseñor desde la Asamblea.
Agrandar imagen Monseñor Braida junto al Papa Francisco.
Monseñor Braida junto al Papa Francisco.

El obispo de La Rioja, Dante Braida le hizo llegar los saludos de la Diócesis al Papa Francisco. Fue en la Asamblea del Sínodo, el Encuentro convocado por el Sumo Pontífice donde participa el representante de la Iglesia Riojana. Al respecto, en la página web de la Diócesis Riojana, Braida esbozó opiniones sobre la primera semana del Sínodo.

“Hemos concluido la primera semana del Sínodo que estuvo marcada en primer lugar por la vigilia de oración ecuménica en la Plaza San Pedro y por el retiro que realizamos en las afueras de Roma con tiempos de oración personal a la mañana y por la tarde momentos de compartir comunitario siguiendo el método de la Conversación en el Espíritu”. afirmó Braida.

“El miércoles 04, por la mañana dimos inicio propiamente al Sínodo con la Eucaristía presidida por el papa Francisco en la que, entre otras cosas, nos dijo: “En una época compleja como la actual, surgen nuevos desafíos culturales y pastorales, que requieren una actitud interior cordial y amable, para poder confrontarnos sin miedo. En el diálogo sinodal, en esta hermosa “marcha en el Espíritu Santo”, que realizamos juntos como Pueblo de Dios, podemos crecer en la unidad y en la amistad con el Señor para observar los retos actuales con su mirada; para convertirnos, usando una bella expresión de San Pablo VI, en una Iglesia que “se hace coloquio”, agregó.

“Por la tarde se realizó la primer sesión plenaria en la que escuchamos varias exposiciones de Bienvenida y abordando los temas del sentido de este Sínodo, haciendo memoria del camino recorrido para llegar a esta instancia y el modo de participación de los convocados. Allí también el Santo Padre nos dio pautas claras sobre lo que es un Sínodo y la importancia de participar de las conversaciones con toda libertad resaltando que ‘no es un parlamento’ y que el verdadero protagonista es el Espíritu Santo”, apuntó.

“El día jueves ya iniciamos los trabajos por Grupos o ‘Círculos menores’ integrados por 10 miembros de diferentes países y un facilitador. Estos grupos están organizados por el mismo Idioma y también se utiliza allí el método de la Conversación en el Espíritu. El contenido de los temas giró en torno a la primera parte (A) del Instrumento de Trabajo[2]que versa sobre el camino recorrido hasta aquí en las consultas realizadas en la diócesis, en las síntesis realizadas allí y a nivel nacional, también sobre las experiencias en los encuentros continentales. Allí la pregunta que nos guiaba era ¿Qué SIGNOS distintivos de una Iglesia sinodal emergen con mayor claridad y cuáles necesitan ser más reconocidos, resaltados o profundizados?”, se preguntó.

“En esa oportunidad pude compartir lo vivido en la diócesis durante la pandemia, la escucha de cómo estábamos viviendo ese momento y discerniendo a allí una palabra que el Señor nos estaba diciendo, hasta llegar a las Líneas Pastorales. También compartí el camino recorrido con la escucha al Pueblo de Dios realizada ya en vistas a este Sínodo, los aportes recibido de las parroquias y áreas pastorales hasta, en la Asamblea de Noviembre del pasado años, discernir juntos las prioridades que organizamos en Luces, Sombras y Propuestas para nuestra Iglesia Diocesana”, informó.

“Este compartir grupal fue enriquecido con aportes de los otros Círculos Menores (que en total son 35) y por intervenciones libres de los participantes en tiempos dedicado a ello.Les comparto solo algunos de los tantos signos claros para una Iglesia Sinodal que se fueron compartiendo como: la centralidad de la dignidad bautismal, la importancia de la Escucha atenta de los demás, la Oración, el discernimiento comunitario, el abrir las puertas de la Iglesia a todos, el fortalecimiento del espíritu misionero en todos los bautizados, el ir a todas las periferias existenciales y geográficas, incluyendo a quienes hay que acercarse a través de medios digitales”, aseveró.

“De estos días, entre tantos testimonios escuchados me ha llamado la atención el del obispo de Camboya, Mons. Enrique Figaredo, donde buscan vivir la sinodalidad en un país donde los cristianos son una minoría; también el laico español Enrique Alarcón, miembro de FRATER una Asociación de personas con discapacidad de España, que compartió cómo ellos se alegraron de haber sido tenidos en cuenta para la consulta previa y cómo luego se comprometieron en promoverla en estos ámbitos de la discapacidad “es la primera vez que somos escuchados de este modo” decía; también el testimonio de la Hna Rosmery Castañeda, religiosa colombiana viviendo hoy en Panamá donde buscan vivir al sinodalidad con todos los desafíos de este tiempo”, detalló.

Dante Braida se encuentra en la Asamblea del Sínodo, convocada por el Papa Francisco.
Dante Braida se encuentra en la Asamblea del Sínodo, convocada por el Papa Francisco.

“El viernes en la mañana me acerqué a saludar al Papa Francisco, quien está presente en una de las mesas del aula, le dí los saludos de la Diócesis, los retiribuyó con su bendición y me expresó su alegría por la presencia de la iglesia La Rioja en este sínodo. En las próximas semanas iremos los otros tres Módulos del Instrumento de trabajo que giran en tres ejes: Comunión, Misión y Participación”, comentó.

R4esaltó que en Roma está en una Residencia de los padres Jesuitas, junto a otros participantes del Sínodo de distintos lugares del mundo. Aquí residen habitualmente sacerdotes mayores y sacerdotes estudiantes de diferentes lugares también.

“A toda la diócesis les digo que los tengo muy presentes en todo momento y les agradezco a todos la cercanía y el compromiso con la oración. Bendiciones y mucha paz”, concluyó Braida.

Disposiciones generales de la Asamblea del Sínodo

Desde la Diócesis Riojana clarificaron el panorama sobre diferentes situaciones que hay en el Sínodo. Una de ellas es el tema de las oraciones. “Se dan momentos especiales y cada día comienzan las sesiones de la Asamblea con la oración de Laudes. Los siguientes íconos son imágenes que están en el Aula Pablo VI (lugar del encuentro) ante las cuales rezan”, informaron.

“Todas las sesiones del Concilio Vaticano II iniciaban con la oración Adsumus Sancte Spiritus, la primera palabra del original en latín que significa “Estamos ante ti, Espíritu Santo”, que se ha utilizado históricamente en los Concilios, Sínodos y otras reuniones de la Iglesia durante cientos de años, y se atribuye a San Isidoro de Sevilla (ca. 560 – 4 de abril de 636). Para el camino sinodal desde 2021 al 2024, se propone la siguiente versión simplificada1 para que cualquier grupo o asamblea litúrgica pueda rezarla con mayor facilidad”, publicaron.

El Cardenal jesuita Jean-Claude Hollerich, Relator general del Sínodo de la Sinodalidad, explicó por qué el diálogo de los participantes se hace en mesas redondas y no siguiendo un orden jerárquico. El papa También está en una de las mesas. Las siguientes imágenes ilustran la disposición de los participantes.

La disposición de esta aula puede parecerles inusual a muchos de ustedes. Entonces permítanme comenzar con una reflexión sobre este punto. No estamos sentados en orden jerárquico, sino en mesas redondas, que es una forma de alentar el compartir genuino y el discernimiento auténtico”, indicó el purpurado luxemburgués en su intervención este 4 de octubre ante los participantes en el Sínodo.

El purpurado resaltó que el Aula Pablo VI, donde se han colocado mesas redondas con 12 participantes, “no está acomodada de esta forma por razones prácticas o por una decisión de la Secretaría del Sínodo, sino que refleja la experiencia del pueblo de Dios en este proceso sinodal iniciado en 2021. El orden en el que nos sentamos y el documento de trabajo son fruto de la experiencia sinodal y nos ayudan a discernir el camino por el que Dios nos pide avanzar.

Las mesas redondas nos recuerdan que ninguno de nosotros es una estrella en este Sínodo. El protagonista es el Espíritu Santo. Y sólo con un corazón plenamente abierto a la guía del Espíritu podremos responder al llamado que hemos recibido como miembros del Sínodo.

Posteriormente resaltó que con esta disposición física “los llamados ‘progresistas’ no pueden mirar a Cristo sin ver a los llamados ‘conservadores’ con Él, y viceversa. Sin embargo, lo importante no es a qué grupo parecemos pertenecer, sino caminar con Cristo en su Iglesia”.

El Padre Pedro Brassesco, sacerdote entreriano y Secretario adjunto del Celam, es uno de los facilitadores de los grupos. Aquí su testimonio del día jueves 6 de octubre.

“Hoy en la Asamblea del Sínodo hemos tenido el primer trabajo en grupos menores. Como les contaba ayer, el grupo de debo facilitar (coordinar) está integrado por 11 personas: 1 laico, 1 religiosa, 2 cardenales y 7 obispos. Tres son de España y ocho de América Latina (entre ellos Dante Braida de La Rioja y Azpiroz Costa de Bahía Blanca)”

“Hemos procedido de acuerdo a la metodología de la conversación espiritual y trabajamos la primera parte del instrumentum laboris (documento de trabajo previo) que habla sobre los signos de una iglesia sinodal. Luego de la oración, las presentaciones personales y la elección del relator del grupo, en la primera ronda cada uno tuvo cuatro minutos para expresarse y en la segunda ronda todos fueron haciendo eco de lo que escucharon de los demás. Esto nos llevó toda la mañana. Por la tarde se hizo la tercera ronda de intervenciones donde se expresaba lo que se consideraba que el Espíritu había suscitado en el grupo, es decir, los consensos o divergencias que se destacaron. Todo eso fue redactado para ser presentado mañana en la asamblea plenaria y que dará motivo a intervenciones libres para profundizar sobre los temas surgidos”, acotó.

Más datos: https://diocesislarioja.org.ar/preguntas-y-respuestas-de-la-asamblea-del-sinodo/

BRAIDA PAPA sínodo VATICANO

Comentarios

Te puede interesar

Teclas de acceso